AMOR EN ACCIÓN, PARA RESTAURAR AL HOMBRE

Amor en Acción es una estrategia profundamente enraizada en la Palabra de Dios, fundamentalmente en las enseñanzas de Jesucristo, quien así mismo se define como la suprema expresión del amor del Padre por la humanidad, Juan 3:16.

Por lo tanto, para comprender como amar, y como poner en acción el amor, es imperativo acompañar a Jesús en sus recorridos por Judea, Galilea y Samaria, los escenarios donde cumplió su apasionante ministerio.

Los evangelistas enfocan aquellas escenas tan impactantes e inolvidables; tan conmovedoras que aún hoy solo su lectura vivifica el alma, e induce cambios como los producidos en quienes con Él convivieron y compartieron.

Veámosle accionar, y aprendamos como amar y poner en marcha ese amor por los demás.

Hacia un leproso, Lucas 5:12-13.

12 Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 13 Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él.

Ubícate en el tiempo de Jesús. Observa al leproso; toma nota de la descripción de Lucas: “Estaba lleno de lepra”, ¿Qué destaca el escritor?  ¿Cómo eran considerados los leprosos? ¿Qué prescribe la ley? ¿Qué actitud muestra el leproso? ¿Cómo se percibe un leproso a sí mismo? Ahora observa a Jesús, imagina su postura, mirada, tono de voz. Visualiza su gesto previo al acto de sanar. Imagina el tono de voz. ¿Por qué Jesús le toco? Pudo simplemente haber dicho: “Se limpió”. ¿Tiene este gesto algún significado especial?

Para un Publicano, Mateo 9:9.

9 Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.

Considera esto: Mateo es judío, su trabajo es recaudar impuestos para el gobierno de Roma, oficio denominado publicano. Una persona de este tipo era considerada por los judíos “pecador”, traidor, explotador. Un hombre despreciable. Imagina a Jesús  pasando frente al “banco de los tributos”, ¿Qué piensa un publicano de sí mismo? ¿Cómo trata un judío a un publicano?  Observa a Jesús, ¿Por qué le llama? ¿Qué vio Jesús en ese hombre?  En que resulto el llamado a ese publicano.

Hacia la mujer junto a un pozo, Juan 4:4-7.

4 Y le era necesario pasar por Samaria. 5 Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. 6 Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.7 Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber.

Para comprender la magnitud de la escena, necesitamos revisar el contexto. Los judíos y los samaritanos eran enemigos, algo parecido a lo que ocurre entre Israel y Palestina actualmente. Adicionalmente la mujer era promiscua; y la pareja con que vivía no era su esposo. ¿Qué busca una mujer, sola, en un lugar solitario, lejos de su casa? Ahora mira a Jesús, ¿Qué busca Jesús en aquel desértico lugar? Lee el versículo 4, el encuentro no era casual, para Jesucristo. ¿Por qué “le era necesario”? ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia la mujer? ¿En que resultó aquel encuentro?

Para con una adultera, Juan 8:3-10.

3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, 4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. 5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? 6 Más esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. 9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Es importante tener presente el contexto para comprender lo que pasa. Los escribas y fariseos, hombres conocedores de las leyes judías, traen a una mujer sorprendida en adulterio; piden para ella aplicar la ley, que contempla pena de muerte: “Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos.”, Levíticos 20:10.

¿Qué mueve a los escribas y fariseos? ¿Qué siente la mujer? Observa a Jesús, ¿Cómo trata a los acusadores? ¿Y, a la mujer? ¿Es Jesús tolerante con el adulterio? Es interesante notar que en la Biblia el “adulterio” se usa como una figura que ilustra el recurrente pecado de Israel; “la idolatría”. ¿En que resultó la actitud de Jesús?

Un centurión, Mateo 8:5-7.

5 Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, 6 y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. 7 Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.

En esta escena destaca la figura del centurión. ¿Quién es un centurión? Es un oficial del ejército romano. Como sabemos el Imperio Romano ocupa el territorio de Israel, a quien subyuga, domina. Entonces un “centurión” es una persona repudiada por su posición, además era gentil. Y lo que solicita es un favor para un esclavo. Toma nota que todo ocurre en “Capernaun”, ciudad donde vive Jesús; así que posiblemente Él conocía al centurión.  Observa la reacción de Jesús ante el pedido, ¿La condición de soldado romano es relevante para Jesús? ¿Qué es lo relevante en la escena? ¿Qué mueve a Jesús ante el pedido del centurión? Imagina al criado del centurión, ¿Cuál es su condición? ¿En qué resulto el pedido del centurión?

Para con quien te niega, Lucas 22:59-61.

59 Como una hora después, otro afirmaba, diciendo: Verdaderamente también éste estaba con él, porque es galileo. 60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. 61 Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

Nos encontramos en un momento crucial en la vida de Jesús, está siendo injustamente acusado y condenado. Hace poco se despidió de sus discípulos en una inolvidable noche, en la que todos aseguraron que irían con Él hasta las últimas consecuencias; sin embargo al momento de su arresto todos le abandonan; Pedro más arriesgado le acompaña de lejos. Finalmente el desenlace para Pedro, no pudo soportar la presión; niega a su Maestro.

Imagina la mirada de Jesús hacia Pedro. Comprensión, tolerancia, aceptación, piedad, empatía. Ahora visualiza a Pedro, ¿Cómo le ves escapar del recinto? ¿Cuál es la actitud de Jesús hacia Pedro luego de su resurrección? ¿En qué resulto aquel gesto?

Hacia un traidor, Mateo 26:14-15.

14 Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes, 15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata.

Juan 13:1.

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

No se da detalles sobre posteriores encuentros de Jesús después de la noche de Pascua, antes de ser apresado y luego crucificado; lapso en el que Judas se quitó la vida. Sin embargo por la referencia de Juan en 13:1, se puede interpretar que Jesús “lo amó hasta el fin”. Al fin y al cabo Judas fue otra víctima de aquel personaje que seduce a desobedecer desde el Edén. Sin duda Jesús conocía las debilidades de su discípulo que le llevó al acto de traición, y a pesar de ello le mantuvo cerca, permitiéndole cumplir sus funciones hasta el final.

Hemos considerado siete escenas en las que se ve a Jesucristo modelando como poner en acción el amor.

¿Qué tienen en común los personajes mencionados? Son personas rechazadas, menospreciadas; desde la perspectiva judía pecadores, impuros, indignos, impíos.

Y ellos son fundamentalmente el objeto de la venida de Jesús al mundo. Misión claramente expresada al reunirse en casa de Mateo, para compartir con sus amigos publicanos; respondiendo a la inquietud de los fariseos dijo:

12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. 13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento. Mateo 9:12-13.

Y esta es la forma como los cristianos hoy necesitamos ministrar a nuestra generación. Para propiciar la restauración del hombre, primero hay que amarle.

Es por ello que Jesucristo insistió en demandar:

Un Nuevo Mandamiento:

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Juan 13:34.

¿Cómo nos ama Jesucristo? Incondicionalmente, se sacrificó por nosotros, porque el amor forma parte de su naturaleza. El “es” amor.

Así debemos amar nosotros a los demás.

El Mandamiento más importante:

35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. Mateo 22:35-40.

Al leer los Diez Mandamientos se observa que los primeros cuatro se refieren a demandas relacionadas con Dios, las siguientes seis se refiere a cómo tratar al prójimo. Si nuestra naturaleza es amar, entonces amar a Dios se demuestra cumpliendo los mandamientos que a Él se refieren. Y el amor al prójimo se evidencia cumpliendo los restantes mandamientos.

Revisa los Diez Mandamientos, practica el amor cumpliéndolos.

Evidencia de que se es discípulo de Jesús:

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Juan 13:35.

Un discípulo es un creyente que sigue a Jesús, aprende de Él, y pone en práctica sus enseñanzas. Que progresivamente va asumiendo su personalidad hasta llegar a su estatura. El amor es la virtud que activa, dirige y mantiene el proceso de desarrollo integral.

Con esto en mente hago un llamado a la Primera Iglesia Bautista de Valencia a que salgamos de este hermoso Templo donde nos reunimos a compartir el amor de Jesucristo desde Los Colorados, por todas las calles y avenidas de la Gran Valencia, y hasta lo último de la tierra.

Fuente.

LO QUE VENEZUELA NECESITA DE LOS CRISTIANOS

Venezuela necesita ser impactada con el poderoso mensaje del evangelio para que tenga lugar el imperativo proceso de pacificación, reconciliación y restauración. Esta tarea es una misión encomendada al pueblo de Dios.

Resultado de imagen para predicar el evangelio a venezuela

En el ámbito cristiano, tal responsabilidad es asignada a la Iglesia quien tiene la tarea de fortalecerse internamente, para poder accionar con efectividad y eficacia en la sociedad en la que está inmersa, su razón de existir, Mateo 28:19-20, Hechos 1:8.

Uno de los factores que influyen positivamente en este desafío es el desarrollo integral del creyente, en el que la capacitación es clave.

Piensa en una actividad que cumple tu Iglesia, para esa actividad el creyente necesita ser capacitado; esa es la lógica de toda organización exitosa.

Imagina que en una empresa entreguen a un operario una maquina nueva y éste no recibe entrenamiento sobre cómo funciona. ¿En qué resultará aquello? Es lo que pasa cuando se designa a un hermano para cualquier ministerio y no se le capacita.

Para evaluar si la Iglesia está cumpliendo este desafío, pide a cualquier hermano, que no sea maestro titular,  que enseñe una clase bíblica la próxima semana.

Veamos lo que establece el Nuevo Testamento:

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. Efesios 4:11-16.

En el texto se observan los siguientes principios:

Primero: Es Jesucristo quien llama y comisiona a sus siervos,

Segundo: Los siervos, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, tienen como fin:

  • Capacitar al creyente para la obra del ministerio,
  • Propiciar el desarrollo del creyente hasta ser como Cristo,
  • Enseñanza y práctica permanente de la doctrina,
  • Fortalecer a la congregación para su crecimiento como cuerpo.

Observa detenidamente los anteriores principios. Notarás entonces que la Iglesia es responsable de capacitar a los creyentes para los distintos ministerios que cumple como Cuerpo de Cristo, y no solo para evangelizar.

Es claro que no todos los creyentes van a ir a una Universidad,  Seminario, o Instituto Bíblico para capacitarse para la obra del ministerio. Esa es una ineludible responsabilidad de la Iglesia. ¿De dónde son llamados los pastores? ¿Y los demás siervos? ¿Quién los llama?

Entonces la Iglesia necesita un programa sistemático de desarrollo del creyente. Es decir, una persona que cree en Cristo, y se integra a una Iglesia, necesita ser incorporada a un sistema de enseñanza que le prepare para servir de acuerdo a los dones y talentos que posee. Es lo usual en los sistemas educativos de un País, desde que una persona nace es incorporada a dicho sistema, y a medida que avanza en edad, le va conduciendo hasta capacitarle en una disciplina, que puede ejercer como obrero, técnico, o profesional universitario; dependiendo del grado de interés de cada uno.

La imagen puede contener: 4 personas, interior

¿Es posible que una persona luego de permanecer en una Iglesia durante 15 años, sea incapaz de enseñar en una clase bíblica, dirigir un culto, predicar, o compartir el evangelio? La respuesta debería ser NO. Es que cada creyente tiene que ser capacitado en un área específica, al ministerio en el cual sirve.

Yo sé que no estoy descubriendo que el Sol sale por el oriente, lo que si estoy reflexionando es en lo que ocurre en infinidad de Iglesias estancadas, desmotivadas, encerradas en las cuatro paredes del templo. Y hay un mundo en crisis que espera por un despertar espiritual de los creyentes, un avivamiento influido en la Palabra que contribuya a la expansión del reino de Dios, y con él la paz, la reconciliación, la restauración del hombre.

Otro aspecto básico que destaca Pablo es el desarrollo de un carácter como el de Cristo. Haz un sencillo ejercicio mental. Piensa como trató Jesucristo a los niños, a las mujeres, a los pecadores, a los que le persiguieron, a los leprosos, a los religiosos. Ese es el modelo de relaciones públicas. Para conocer el carácter y la persona de Jesucristo hay que leer 1 Corintios 13. Y poner en práctica luego su contenido. Visualiza a Judas y su componenda, ¿Cómo le trató Jesucristo hasta el fin?

De acuerdo a estos principios, el creyente necesita ser guiado en un proceso de desarrollo integral cuyo objetivo es formar en ellos el carácter de Jesucristo. Y esto se puede lograr a través de tres disciplinas básicas, que son:

  • Vida de oración,
  • Vida en la Palabra,
  • Vida en comunidad.

Por tal motivo, la reingeniería de la Primera Iglesia Bautista de Valencia tiene como estrategias básicas tales disciplinas, en el entendido de que la renovación del creyente parte de un encuentro con Dios a través de la oración, del estudio y práctica de la Palabra, y de una comunión personal e íntima con cada uno de los integrantes del Cuerpo de Cristo.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior

Como establecimos anteriormente, este proceso comienza con el liderazgo quien tiene la alta responsabilidad y privilegio de modelar los cambios.

Aunque es un tema ampliamente conocido, vamos a visualizar como ocurren los cambios.

Todo ser humano ha sido diseñado para funcionar de una manera sencilla. Primero piensa, crea una imagen mental; luego siente, es decir se activa una emoción; seguidamente actúa.

Veámosle de este modo. Cuando observamos a una persona reír; los gestos y sonidos que emite son resultado de órdenes del cerebro, activado por una emoción, alegría; emoción que se dispara a causa de la percepción de algo gracioso que está viendo, oyendo, o que recuerda.

Ahora, si aquella persona alegre, ve o recuerda algo  que le enoje, entonces el pensamiento activa los mecanismos para expresar rabia.

De este modo, muchos quieren modificar la conducta, trabajando sobre ella. Este fue el gran aporte de la psicología conductista, que funciona sobre hábitos, más no en actitudes. Por eso el sabio consejo de Pablo en Romanos 12:2: “Cambien su manera de pensar, para que así cambie su modo de vivir”. DHH.

Y para cambiar la manera de pensar, el creyente necesita ir a la Palabra, la cual tiene poder transformador. En este sentido Pablo prosigue su enseñanza en este capítulo, describiendo la “Nueva Vida en Cristo”, contenida en el texto que sigue, Efesios 4:17-32, del cual extraemos esta perla:

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Efesios 4:22-25.

Esto es lo que se conoce cambio de actitud, reenfoque, cambio de paradigma, reingeniería de la mente; que los griegos muy sabiamente describieron como “metanoia”, de μετανοῖεν, metanoien, que es simplemente: cambiar de opinión, arrepentirse, cambio de meta, o de dirección.

Imagen relacionada

Todo esto descrito hasta aquí, no es novedoso; es el ancestral desafío de todo creyente, reiterado en toda la Sagrada Escritura, y condensada en aquella inolvidable expresión:

“y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón…” Mateo 11:29.

Vamos a aprender de Jesucristo a desarrollar “hombres sin letras y del vulgo”, Hechos 4:13, en hombres que conmovieron a toda una ciudad, Hechos 5:28, con el impacto del evangelio.

Este es el tipo de creyente que necesita Venezuela hoy, y siempre.

Fuente:

LA REINGENIERÍA DE LA PRIMERA IGLESIA BAUTISTA DE VALENCIA COMIENZA CON SUS LÍDERES

El desafío de propiciar la reingeniería de la iglesia requiere estar consciente de que no se trata de un cambio de forma, de la manera de hacer las cosas y de utilizar los recursos, sino que fundamentalmente se refiere a un cambio de paradigma, una nueva cosmovisión, un “cambio en la manera de pensar” del liderazgo; por aquello de que “no se puede poner vino nuevo en odres viejos”, Marcos 2:22.

La imagen puede contener: 1 persona, sentado

 El “cambio en la manera de pensar” es una expresión muy sugestiva, con gran significado en el Nuevo Testamento. Algunas versiones como la Reina Valera, traducen aquella expresión con la palabra “arrepentimiento”, vocablo asociado a “pecado”. Pero el cambio en la manera de pensar, en griego “metanoia”, se puede definir como un cambio de actitud, que involucra todos los aspectos de la vida.

Los seres humanos cambian frecuentemente de actitudes, porque es un proceso natural. Un cambio de esta naturaleza se evidencia cuando una persona expresa: “Cuando te conocí me desagrada tu forma de ser, más ahora que te conozco de cerca observo que eres diferente, me agrada tu amistad”. Ha ocurrido un cambio de paradigma, de actitud, porque ha tenido lugar un cambio en la manera de pensar.

Retomando la idea de que la reingeniería de la iglesia comienza en el liderazgo, entonces necesitamos estar claros  de que la renovación, el “cambio en la manera de pensar” se inicia en los siervos del Señor en las congregaciones.

La imagen puede contener: 1 persona, pantalla e interior

Al revisar los grandes procesos de renovación del pueblo de Dios en la Biblia, y en la historia, es evidente que se inicia en una persona, o pequeño grupo de ellas. Y la constante es que la chispa de ignición, lo que enciende el fuego que aviva a las personas es la Palabra de Dios.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sentadas, tabla e interiorLa imagen puede contener: 2 personas, interior

Es el caso del gran avivamiento ocurrido en el Reino de Judá en tiempos del rey Josías, puedes leer la historia completa a partir del capítulo 22 del segundo libro de Reyes. Narra el escritor que Josías recibió de manos del sacerdote el Libro de la Ley, luego de leer su contenido se sintió profundamente conmovido, convoco a los ancianos y propiciaron una importante reforma, que no fue otra cosa que volver a lo establecido en la Palabra. Del noble rey Josías, Jehová expresó lo siguiente:

18 Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro, 19 y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. 2 Reyes 22:18-19.

Lo que sigue a estas palabras es el relato de como la Nación de Judá fue guiada a un proceso de arrepentimiento, de  cambio de actitud con repercusiones notables en la historia del gran pueblo de Dios.

Otro gran hombre que experimento un cambio de actitud trascendental es Lutero. Cursando estudios de teología, aquel sacerdote comenzó a leer la Palabra, en ella descubrió una verdad que cambió su vida y la de occidente, se encontró en la carta a los Romanos aquello de que  “Mas el justo por la fe vivirá”, Romanos 1:17.

Ha sido tan extraordinario el aporte de Lutero que precisamente este año se conmemoran los 500 años de aquel despertar espiritual que comenzó en la ciudad de Wittenberg, Alemania, y rápidamente se extendió por toda Europa, difundiendo la luz del evangelio en un mundo en penumbra.

Nehemías es un gran modelo. Con su entusiasmo, dedicación, compromiso, fervor, y dependencia de Dios, contagió a un grupo de desencantados israelitas, y junto con Esdras reconstruyeron el muro, a la ciudad de Jerusalén, y el culto a Dios.

El recordado Nehemías es el gran líder y siervo utilizado por Dios para iniciar desde Susa, Persia, una notable reforma, y es quien cierra el Antiguo Testamento, creando en Jerusalén las condiciones para lo que habría de ocurrir unos 400 años después con el anuncio de Juan el Bautista: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, Juan 1:29.

En este orden de ideas, la reingeniería de la Primera Iglesia Bautista de Valencia comienza, o debe comenzar, en los que se desempeñan como siervos del Señor al frente de la misma. Ese es el deber ser mostrado en la Palabra de Dios.

Ahora este es un proceso desafiante, porque se trata de una reforma espiritual, de un despertar espiritual, de avivar los corazones, y eso es posible con un encuentro renovador, vivificador con Dios, y aprender a depender de Él hasta las últimas consecuencias. En ese aspecto Moisés nos marca la pauta.

La imagen puede contener: 3 personas, interior

Este gran hombre de Dios descendió de príncipe del más poderoso imperio del momento a pastor de ovejas asalariado. En el desierto, ocupado en su tarea de pastor, tiene un encuentro con Dios que le cambia la vida, y desde aquel memorable instante comienza a caminar con Dios, aprende a obedecer, fortalece progresivamente su fe; avanza en su experiencia con Dios en tal forma que en un momento cumbre, dado el grado de íntima comunión con Dios, en las alturas del Sinaí, ve la Gloria de Dios. Contempla con sus ojos, “lo que ningún mortal puede ver y vivir”, Éxodo 33:20.

Quiere decirnos esto que necesitamos reencontrarnos con Dios a través de las disciplinas básicas, que son: vida de oración; vida en la Palabra, el estudio y puesta en práctica de la misma; Vida en comunidad.

Seguidamente hay que contagiar a la congregación para que practique aquellas disciplinas espirituales; y capacitar a los hermanos para la obra del ministerio.

La imagen puede contener: 1 persona, interior

Este último aspecto es clave en la reingeniería de la Iglesia, la capacitación del creyente. A este respecto es determinante Efesios 4:11-13, que dice:

11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

La imagen puede contener: 34 personas, personas sonriendo

El texto se refiere al desarrollo integral del creyente a través de dos estrategias básicas:

  1. Capacitar al creyente para la obra del ministerio,
  2. Formar en el creyente el carácter de Cristo.

Como se puede observar, no se está reinventando “el agua tibia”, ni descubriendo la rueda. De lo que se trata es volver al sencillo y efectivo modelo bíblico de desarrollo del creyente, quien inspirado por el Espíritu Santo propiciará naturalmente la reingeniería, o la renovación espiritual que es de lo que se trata.

Dios bendiga a la Primera.

Si no esres miembro de la Primera Iglesia Bautista de Valencia y has leido hasta este punto, sabes que el mensaje también es para ti y tu congregación. Dios te bendiga.

Fuente:

REINGENIERÍA DE LA PRIMERA IGLESIA BAUTISTA DE VALENCIA

Al revisar la realidad de Venezuela, y la del mundo en general, se evidencia que la Iglesia de Jesucristo necesita una profunda renovación al estilo de lo que plantea san Pablo en su carta a los Romanos 12:2, que la versión Dios Habla Hoy traduce en forma clara y contundente:

No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.

La enseñanza es sencilla: Un deslinde con las corrientes e influencias negativas de esta denominada época posmoderna, y un cambio en la cosmovisión, que en nuestro caso, de la iglesia de Jesucristo, se trata de volver a nuestras raíces, a la fe de los apóstoles, tal y como se nos revela en el Nuevo Testamento.

Esta renovación de la mente que se pide a la iglesia, en términos organizacionales se denomina “reingeniería”. Un vocablo técnico que significa sencillamente “uso del ingenio para transformar una organización”.

Se trata de una reorganización profunda de la Iglesia, de sus acciones y estrategias. Preguntas como: ¿Por qué hacemos lo que hacemos? y ¿Por qué lo hacemos como lo hacemos?, permiten comprender los fundamentos de los procesos de trabajo, y los cambios que se necesitan para optimizarles.

La reingeniería de procesos es radical de cierta manera, ya que busca llegar a la raíz de las cosas, no se trata solamente de mejorar los procesos, sino y principalmente, busca reinventarlos con el fin de optimizar las acciones que se cumplen e innovar en las maneras de hacer las cosas.

Una reingeniería de la iglesia se refiere a innovar, a reinventar la estrategia de Jesucristo descrita en Mateo 9:35, es decir cómo desarrollar esas prioridades de “proclamar el evangelio de reino, enseñar y sanar”.

La misión de la Iglesia es proclamar el evangelio de Jesucristo y extender el reino de Dios. El desafío es cumplir aquella misión en nuestra generación, y sentar las bases para que las próximas le den continuidad.

Ahora, no se trata de simplemente proclamar el evangelio, de lo que se trata es que haya un cambio profundo en aquellos que oyen y aceptan el mensaje de Jesucristo. Hay que proclamar el evangelio de salvación, que impacte en el proceso de reconciliación de los venezolanos, de la restauración del País, de la paz necesaria en una sociedad traumatizada, dividida y radicalizada.

De acuerdo con el modelo bíblico en la medida que el evangelio se va extendiendo por el mundo, lleva consigo la transformación del hombre y de su entorno; el evangelio lleva en sí mismo paz, renovación, restauración, reconciliación; a medida que la luz del evangelio se difunde, las tinieblas se van disipando.

Y esto queremos que sea la Primera Iglesia Bautista de Valencia, una luz encendida que alumbre en Valencia, en el estado Carabobo, en Venezuela, en todo el mundo. Desde Los Colorados, hasta lo último de la tierra.

Por todo lo cual vamos a procesar nuestra renovación integral, con base a las demandas del Nuevo Testamento, teniendo como prioridades:

  • Proclamar el evangelio de Jesucristo,
  • Formar discípulos de Jesucristo,
  • Propiciar la sanidad integral del hombre,
  • Servir de acuerdo al modelo de Jesucristo,
  • Plantar Iglesias

Este es el sencillo desafío que Jesucristo propuso a sus discípulos, que se han venido cumpliendo, pero que hoy requieren ser  reimpulsados conforme a la realidad de Venezuela y al Plan de Dios para la misma.

¿A que nos desafía la Palabra?

Predicar el evangelio de Jesucristo:

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15.

Hacer  discípulos:

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:19-20.

Restaurar al hombre:

Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Gálatas 6:1.

Quiero una Iglesia…

  • En la que se practiquen las enseñanzas de Jesucristo…
  • Y me sienta amado, respetado, comprendido, protegido…
  • Que no me critiquen, sino me ayuden a superar mis fallas…
  • En la que pueda asistir a los cultos y ser edificado con la Palabra, motivado por la alabanza, inspirado por mis hermanos…
  • En la que el estudio de la Palabra me de herramientas para la vida…
  • En la que pueda crecer y desarrollarme espiritual, moral  e intelectualmente según el ideal del Nuevo Testamento, crecer hasta la medida de la estatura de la Plenitud de Cristo…
  • Donde los niños sean instruidos en el camino, en Jesucristo,
  • Y los jóvenes desafiados a presentarse ante Dios, aprobados, porque viven la Palabra de Dios…
  • En que los ancianos sean queridos, valorados, atendidos y respetados por su testimonio,  por la experiencia acumulada, y su disposición para aconsejar con amor…
  • Comprometida a extender el Reino de los Cielos, hasta lo ultimo de la tierra…
  • Donde espere con gozo el Regreso Triunfante de Jesucristo…

Mi Primera Iglesia Bautista de Valencia…

Para la reigeniería  vamos a proceder de la siguiente forma:

Someternos al Señorío de Jesucristo, comprometernos con el estudio y la aplicación de la Palabra, buscar la dirección del Espíritu Santo, y seguidamente:

  1. Identificar el objetivo primordial del rediseño o reingeniería
  2. Selección de los procesos fundamentales
  3. Selección del líder y de los miembros del equipo
  4. Capacitación y entrenamiento del equipo de rediseño de procesos
  5. Elaboración del diagrama de procesos
  6. Identificación de los problemas
  7. Análisis de los problemas
  8. Propuesta de rediseño o reingeniería
  9. Elaborar el nuevo diagrama del proceso, cómo debería ser
  10. Definición de formas de medición

Dios bendiga a la Primera.

Fuente:

  • Biblia: RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Conceptos: Wikipedia
  • Imágenes: Google

¿CON QUÉ MILAGRO ME SORPRENDERÁ HOY DIOS?

Hay situaciones inesperadas en la vida que se constituyen en obstáculos al logro de los propósitos personales, generadores de grandes frustraciones, y amargan la vida.

¿Cómo lidiar con aquellas circunstancias frustrantes?

Vamos a revisar un episodio vivido por el pueblo de Israel caminando por el desierto rumbo a la tierra prometida, con el objeto de obtener algunas lecciones y aplicaciones.

Resultado de imagen para DESIERTO

Veamos la escena.

El agua amarga de Mara

22 E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. 23 Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. 24 Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? 25 Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; 26 y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. 27 Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas.

Para comprender el qué, por qué y para qué de lo que sucede necesitamos situarnos en el contexto:

¿Qué está sucediendo? El pueblo de Israel se encuentra a orillas del Mar Rojo, Moisés les ordena proseguir su marcha y se internan en el desierto, caminan durante tres días debido a lo cual  se les agota la provisión de agua por lo que con urgencia necesitan conseguir el vital líquido.

Dada aquella circunstancia el pueblo es guiado hacia un lugar donde hay agua, tal vez un oasis, mas sucede que las aguas no se pueden ingerir pues son amargas, están contaminadas.

¿Por qué están en aquella situación? Como observamos en el contexto, el pueblo estaba a orillas del Mar Rojo, esa información es muy significativa; acaban de oír el cántico de María, la hermana de Moisés, quien alaba a Dios por haberles liberado del ejército egipcio, aniquilados bajo las aguas del mar, por las que hace pocos momentos habían caminado en seco. Es decir habían visto un milagro divino en su liberación.

Resultado de imagen para MAR ROJO

Es que el pueblo había salido de Egipto liberado por Dios luego de múltiples acciones milagrosas, tales como, en forma retrospectiva:

  • Destruir el ejercito de Faraón con las aguas del mar,
  • Paso por el lecho seco del mar,
  • División de las aguas del mar,
  • El Ángel de Jehová les guía,
  • Una columna de nube, la presencia de Dios, se interpone entre los egipcios y el pueblo,
  • Faraón libera a Israel,
  • Los egipcios entregan sus bienes a los hebreos,
  • Diez plagas azotan a los egipcios.

Luego de todos aquellos milagros, Moisés guiado por Dios les indica marchar libres hacia la tierra prometida. Israel va, de la esclavitud, Egipto, hacia la tierra en la que “fluye leche y miel”.

Ahora ubiquémonos frente a las aguas de Mara. Visualiza la escena.

¿Cómo reacciona la gente común? ¿Cómo procede el hombre de Dios?

La gente común: reniega, murmura, se queja, ofende, agrede, teme, duda, se amarga; se centra en el problema, se olvida de cómo resolvió situaciones similares en el pasado.

La gente común sobredimensiona las dificultades, las mide desde su óptica pesimista, se frustra y desiste.

El hombre de Dios: es optimista, confiado, objetivo, evalúa los estorbos desde la perspectiva de su llamado, sabe que Dios responde cuando clama. Está convencido de que las circunstancias de su vida, de su alta responsabilidad, y que aun las dificultades son parte del Plan de Dios.

El hombre de Dios observa aquella pequeña porción de agua amarga en el desierto, visualiza que pocas horas antes estuvo ante un volumen superior de agua, el Mar Rojo, y piensa: ¿Con qué milagro me sorprenderá hoy mi Dios?

Resultado de imagen para OASIS EN EL DESIERTO

Y esta es la actitud correcta.

Siguiendo la narración observamos que ante la queja del pueblo, Moisés actúa como es habitual en él: “clama a Dios”. Y la respuesta no dilata, le instruye a que tome “un trozo de madera, un “madero” y lo sumerja en el agua amarga. Hecho esto, las aguas se convierten en “aguas dulces”. Y eso es lo que hace Dios, endulza, da vida.

Dios transforma la amargura en dulzura.

Algunos eruditos interpretan este hecho real, lanzar el madero al agua, como un símil, se refiere a otra realidad en forma metafórica. Al pensar en un “madero” viene a la mente por asociación un hecho singular, la muerte de Cristo en un “madero”; por lo que aquel trozo de madera simboliza la obra de Cristo en la vida de los hombres, les transforma. Jesús le dijo a la mujer Samaritana:

13 Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. Juan 4:13-14.

Ahora, la pregunta final: ¿Para qué llevó Dios al pueblo de Israel a las aguas de Mara? La respuesta la encontramos en las últimas palabras del versículo veinticinco: “…allí los probó”. Así pues de tal forma Dios prueba a su pueblo. Ya hemos observado cómo reacciona el pueblo: se queja, murmura, reclama; también hemos valorado la reacción de Moisés, clama a Dios, lo correcto cuando se tiene fe en ese Dios, en sus promesas, y en su obra en el pasado.

Cuando seas sometido a prueba recuerda las palabras de Santiago en su carta:

2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Santiago 1:2-5.

Ten en cuenta que se prueba es la fe del creyente.

Prosigue la narración señalando que en ese lugar Dios reitera lo que insistentemente exhorta a su pueblo, veamos:

26 y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

Obedecer a Dios, a su Palabra, propicia innumerables beneficios, el Salmo 1 declara en este sentido: “… y todo lo que hace prosperará”, refiriéndose a los que se deleitan en la Palabra y la ponen en práctica.

Es que la Palabra de Dios es para practicarla.

En esta cita se menciona uno de los nombres de Jehová en el Antiguo Testamento, es “Jehová Rafah”, en el hebreo original, que significa “Jehová tu sanador”. La expresión final del versículo 26.

Culmina la narración del incidente en Mara con estas palabras:

27 Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas.

Expresiones cargadas de simbolismo: “doce fuentes de agua”, el número doce en la Biblia significa totalidad de llamados, una alusión al pueblo de Israel formado de doce tribus. Las “setenta palmeras” también tienen significado simbólico. El siete significa algo completo, perfecto, multiplicado por diez, que significa algo completo humanamente hablando, resulta setenta, con el significado de abundancia. Recuerda aquello de “perdonar setenta veces siete”, infinidad de veces.

Todo este versículo transmite el poderoso mensaje contenido el Salmo 23:

“En aguas de reposo me pastoreará, confortará mi alma…”

Es lo que Dios hace por su pueblo.

Cuando pases por “valle de sombre…” no temas, recuerda que Dios es nuestro “amparo y fortaleza”; llegado al momento difícil, de prueba, piensa como tal vez pensó Moisés:

¿Con que milagro me sorprenderá hoy Dios?

Fuente:

¿CONFIRMAN LOS MITOS LA VERACIDAD DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS?

Con frecuencia los creyentes son confrontados en su fe al escuchar la afirmación de que muchos relatos de las  Sagradas Escrituras tienen su origen en diversos mitos y leyendas ancestrales.

Los mitos son relatos tradicionales referidos a acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, tales como dioses, semidioses, héroes, monstruos o personajes fantásticos, los cuales buscan dar una explicación a un hecho o un fenómeno.

Imagen relacionada

En la imagen Mitra el dios inmortal, nace un 25 de diciembre.

Para muchos, la Resurrección de Jesucristo es un mito extraído de culturas ancestrales.

Pero la Resurrección de Jesucristo precisamente echa por tierra todas aquellas afirmaciones de que la Biblia es un libro construido a partir de mitos antiguos. Veamos.

La Resurrección de Jesucristo es una realidad que los cristianos aceptan sin controversia alguna por tres razones básicas: la fe en que la Biblia es la Revelación de Dios a la humanidad; el testimonio de los Apóstoles sobre la vida de Jesucristo, tal como la relatan en sus escritos que conforman el Nuevo Testamento, que ha trascendido generación tras generación hasta hoy; y por el encuentro personal con Jesucristo de cada creyente, a semejanza del encuentro de Pablo con el Señor cuando se dirigía a Damasco, Hechos 9:1-8.

Respecto a la última razón, cada creyente ha tenido encuentros íntimos con la Divinidad, que le permiten comprobar a sin lugar a dudas que el Dios revelado en la Sagrada Escritura es real; y aunque aquella manifestación Divina es indescriptible, como Juan cada creyente puede expresar:

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 1 Juan 1:1-3.

Cada creyente ha tenido un encuentro personal con Dios, similar al de Moisés en el monte Horeb, Éxodo 3:1-2; el de Jacob en Betel, Génesis 28:12-22, o, Josué ante las murallas de Jericó, Josué 5:13-15. Con seguridad no de aquella magnitud al punto de ver una zarza ardiendo, ver a Dios en lo alto de una escalera, o encontrarse cara a cara con el Señor, pero con seguridad ha sido una manifestación evidente, real, auténtica, tan indescriptible que como Pablo no queda más que decir: “no sé si fue en sueño o corporalmente, lo cierto es que la viví”, 2 Corintios 12:1-3.

Por lo tanto un creyente lee la Biblia y se encuentra con el relato de que Dios detuvo el Sol en Gabaón por varias horas, Josué 10:12-13; y en Génesis 1:1, lee que “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”, y lo cree sin más explicaciones. Al fin y al cabo quien revela aquellos hechos prodigiosos tiene en el creyente credibilidad. ¿Y no te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?, le dijo Jesús a Marta momentos antes de resucitar a Lázaro, Juan 11:40. Entonces, para “ver la gloria de Dios”, hay que creer.

Resultado de imagen para detente sol en gabaon

Para detener al Sol, hay que inmovilizar al Universo. O generar una fuente de luz alterna que semeje detener al Sol.

Esto explica por qué muchos no pueden “ver” a Dios, por ello la afirmación de Hebreos 11:6:

6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Pero esta realidad tiene una contraparte.

Es que paralelo a la revelación de la Palabra de Dios, corren mitos que pretenden desvirtuar las afirmaciones del Sagrado Libro.

Desde el laboratorio de desinformación creado por la potestad de las tinieblas se han originado narraciones similares a las verdades sostenidas en la Biblia con la intención de descalificar su testimonio.

He aquí algunos mitos:

El mito de la creación: Los antropólogos y demás eruditos que estudian las culturas ancestrales descubrieron que en todas aquellas tanto de África, América del Norte, Centro y del Sur, antes del descubrimiento, Europa, y Oriente tienen relatos que describe los comienzos del universo, de la Tierra, de la vida y del primer humano usualmente como un acto deliberado de creación realizado por una o más deidades.

Los Mayas, quienes dieron mucho de qué hablar con su famoso calendario, dejaron otro legado, un mito sobre la creación.

El mito maya de la creación está explicado en su libro sagrado, el Popol Vuh. En él, al principio solo existían los dioses en un estado latente sobre un mar inmóvil, entonces hubo palabras y decidieron crear el mundo para que existiera el ser humano. Dos veces trataron de crear a la humanidad y las dos veces fallaron, llamando a dioses cada vez de menor rango para que los ayuden. La primera trataron de hacerlos con barro, pero los humanos no pudieron emerger del barro y además eran tontos y sin alma. Luego intentaron con madera, y estos humanos se movían y hablaban, pero eran perezosos y no tenían voluntad. Y finalmente crearon a los humanos con masa de maíz mezclada con la sangre de los dioses. Así la sangre de los humanos es su alma y es el alma de los dioses, así los hombres eran uno con los dioses y a ellos debían volver.

El mito del diluvio: es el nombre de un supuesto acontecimiento mundial, relatado en textos de diversas culturas, ampliamente aceptado por varios antiguos pueblos. Apareció por primera vez en la Epopeya de Gilgamesh, escrito en Mesopotamia durante el siglo XIV a. C.

Básicamente el texto mesopotámico relata lo siguiente: Enlil decide destruir a la humanidad porque le resultan molestos y ruidosos. Ea advierte a Uta-na-pistim para que construya un barco. El barco se deberá llenar de animales y semillas. Llega el día del diluvio y toda la humanidad perece, excepto Uta-na-pistim y sus acompañantes. Uta-na-pistim se da cuenta de que las aguas bajan y suelta un cuervo el cual revoloteaba sobre las aguas yendo y viniendo hasta que se evaporaron las aguas de la tierra. Uta-na-pistim hace una ofrenda a los dioses y éstos quedan satisfechos por el sacrificio.

Un relato muy similar es narrado en tablillas sumerias muy antiguas de la ciudad de Ur, en las cuales el protagonista a quien Enki/Ea previene del diluvio es Ziusudra. Lo mismo podemos ver en un relato de origen acadio, titulado Atrahasis, poema épico que relata desde la creación hasta el diluvio universal.

El mito de la concepción virginal: Nace en la época de Nimrod. Según antiguos escritos, Semíramis fue la esposa de Nimrod. Llegó a ser sacerdotisa de la religión babilónica, y fue llamada la Reina del Cielo. Conforme a la antigua leyenda, Nimrod murió, y se convirtió el dios sol. Su viuda Semíramis salió embarazada, entonces declaró que concibió impregnada por un rayo del sol y dio a luz a Tammuz, un nacimiento virginal. Más tarde Tammuz fue muerto por un jabalí. En respuesta al clamor de Semíramis por 40 días, Tammuz resucita. Este hecho da origen al sistema religioso que envuelve la adoración a la madre y al hijo. Durante la cautividad de Babilonia, en Jeremías vemos que esa fue la adoración de Israel, a Semiramis como “Reina del Cielo”, Jeremías  7:18-19; 44: 15-19. En el templo de Jerusalén, adoraban a Tammuz, el hijo de Semiramis, Ezequiel 8:14-15. Esa adoración se extendió a lo largo del mundo”

Semirammis es también llamada  Tiamat, Isthar, Inanna, Asera, Astarté Afrodita, Anann, Dana, Nerthus, Freyja, Njörðr, Anatolia, Cibeles, Gea, Rea, Venus, Umaio, o Ymaio o Mai, Durga, Aditi, Kali, Parvati, Maya, entre otras.

El mito de la resurrección: Desde la antigüedad, la resurrección se considera símbolo indiscutible de la manifestación divina, se supone que el secreto de la vida no puede pertenecer más que a la divinidad. El propio “sol inmortal” cada noche desciende al “reino de los muertos”, y resucita al amanecer de cada día. El sol podía llevar consigo a los hombres y al anochecer matarles. Pero también podía guiar sus almas a través de las regiones infernales, “resucitando” a la luz al día siguiente.

Las “religiones de misterio”, así como las ceremonias funerarias egipcias, son testimonio de la expectativa humana por la resurrección. Si algo tienen en común los mitos de resurrección es que todos sitúan el principio de la misma fuera del poder humano.

Observa que tales mitos enfocan aspectos fundamentales de la Revelación Bíblica. Además existen otros que como aquellos tratan de explicar o desvirtuar la revelación sobre aspectos trascendentales de la fe.

Sobre tales mitos es conveniente reconocer dos aspectos importantes para comprender su origen y consecuencias.

El Mito Desacredita la Revelación Bíblica.

Consideremos en primer lugar a los mitos como una estrategia para quitar valor y banalizar la Revelación Bíblica, y así desvirtuar el objeto central de la Sagrada Escritura que es revelar el Plan Divino para Restaurar el hombre y a la Totalidad de la Creación, en el que Jesucristo el Hijo de Dios es la Piedra Angular.

Es decir, desde el principio Satanás ha procurado por todos los medios de estorbar y entorpecer el Plan de Dios para el hombre. Esto lo podemos apreciar en una figura mostrada en el capítulo trece de Apocalipsis, veamos la escena:

Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Apocalipsis 13:11.

Aquella bestia no es un monstruo a semejanza de los que aparecen en los cuentos de hadas, sino una forma metafórica de referirse a un personaje histórico, real, como cuando un narrador exclama “corre como una gacela” para referirse a un corredor veloz; no es un animal el que corre sino un personaje real sobre una pista que avanza velozmente.

Así pues aquel personaje se parece a un cordero, pero habla como dragón. Como sabes en Apocalipsis el Cordero es Jesucristo, Apocalipsis 5:6-7; y el Dragón es Satanás, Apocalipsis 12:9. Es decir aquel personaje es una falsificación de Jesucristo, un mesías falso.

Pues bien, así como aquella falsificación de Jesucristo que surgirá en un futuro, por influencia del “dragón”; de igual modo han surgido todas aquellas falsificaciones, en forma de mitos, para quitarle poder a la Revelación, a la Palabra de Dios, y tienen un  promotor común, ya identificado plenamente.

Ese promotor, ha inspirado aquellas falsificaciones por intermedio de las religiones de misterio, los mitos, así como desvirtuado la interpretación de los registros históricos de las antiguas culturas.

Las religiones de misterio, los cultos a deidades, los ritos ocultos son una forma de desvirtuar la adoración, el culto a Dios. Esto se aprecia desde el principio, en los días antes del diluvio la humanidad es corrompida con aquella desvirtuada forma de vida; y posterior al diluvio, apenas las aguas vuelven a su cauce natural surge en Babel un culto pagano, una religión que intenta llegar al cielo construyendo una torre. Babilonia, su cultura y religión heredera de aquellos en Babel tienen una poderosa influencia en todo aquello que se opone a Dios y su proyecto.

Su última actuación se describe en la figura de la Gran Ramera dibujada en los capítulos diecisiete y dieciocho del libro de Apocalipsis.

El promotor de los mitos y de los cultos a falsas deidades sabe que en el Plan de Redención está previsto el “nacimiento virginal del Mesías”, nada mejor que banalizar aquel milagro proponiendo una ridícula caricatura de la “concepción por obra del Espíritu Santo de Jesús”, Lucas 1:35; creando el mito de la concepción virginal del dios Tamuz, en el vientre de Semiramis, por efecto de un rayo del sol, que no es otro que Nimrod.

En el mismo orden de ideas, la Resurrección de Jesús, Lucas 24:1-9; es parodiada en la resurrección de Tamuz, muerto por un jabalí, que gracias a los ruegos de su madre Semiramis resucita luego de cuarenta días.

Incluso el ascenso de Jesús al Cielo, Hechos 1:9, es desacreditado por el ascenso del Faraón desde las entrañas de una pirámide hasta el cielo.

Y la Segunda Venida de Jesucristo, Hechos 1:10-11,   tan esperada por los creyentes es igualmente menospreciada por varios mitos ancestrales de retorno de deidades. Es así como cuando Moctezuma oyó la noticia del arribo de Hernán Cortez, despachó gente para el recibimiento de Quetzalcóatl, porque pensó que era aquel dios que venía, porque cada día le estaba esperando, y como Quetzalcóatl se había ido por la mar hacia el oriente, y los navíos venían de ese lugar por esto pensaron que era él.

De modo que los mitos en general son construcciones distorsionadas de realidades mostradas en la Sagrada Escritura. Tales argucias del engañador no surten efectos en los creyentes, por los argumentos mencionados al inicio de este escrito, relacionados con la fe. Pero infringen enormes e incalculables efectos negativos en el mundo en donde este maléfico ser ejerce gran influencia.

El Mito como Evidencia de la Veracidad de los Relatos Bíblicos.

Consideremos ahora los mitos desde una perspectiva diferente, que refuerzan la verdad revelada en la Sagrada Escritura.

¿Puede un mito confirmar la revelación de las Sagradas Escrituras?

Como indicamos antes, en pueblos distantes y ubicados en diferentes continentes se han originado mitos como el de la creación, y del diluvio universal. Es decir registros históricos que refieren la ocurrencia en un pasado remoto de un diluvio.

Los antropólogos y estudiosos de las cultura ancestrales concluyen que los relatos de la Biblia son copias de aquellos registros históricos y de los mitos generados en pueblos antiguos. Este es un argumento bien difundido y fundamentado.

Sin embargo podemos apreciar aquellos mitos de otra perspectiva.

Que los mitos recogen hechos reales y por efecto de que son transmitidos de generación a generación se les da forma de mito.

Pensemos en el mito del diluvio universal. Es un hecho de que pueblos en regiones remotas uno de otros cultivan ese mito. Tribus de África, pueblos de Mesopotamia, y culturas precolombinas tienen registros de que en un pasado remoto ocurrió un diluvio.

Resultado de imagen para diluvio

¿Cómo puede ser posible aquello? ¿Cómo explicar que surja un mito similar en regiones distantes y sin conexión alguna? Para explicar este fenómeno hay varias posibilidades:

Primera: Que realmente ocurrió el diluvio y quienes lo vivieron dejaron un registro del hecho, narración que registra el libro de Génesis que es la versión hebrea del suceso. También existe la versión maya, mesopotámica, africana, entre  otras. Entonces el diluvio no es un mito, es un hecho real que los historiadores ancestrales dejaron registrado de la forma como ellos interpretaron el fenómeno. Registro histórico que los antropólogos denominan “mito”.

Otra posibilidad para que el mito este extendido por todos los pueblos de la tierra es que ocurrió tal y como relata el libro de Génesis, y que los hombres al repoblar la tierra y esparcirse por todo el planeta llevaron consigo el recuerdo de aquel evento catastrófico y lo transmitieron de generación a generación.

Este mismo argumento es válido para el mito de la creación.

¿Por qué todos los pueblos ancestrales inventaron el mito de la creación atribuyendo a divinidades el hecho? ¿Por qué no existe un mito de la evolución al estilo de Darwin? Ya se intuye la respuesta.

Los antepasado que recibieron de primera mano, o primera voz, el relato de la creación transmitieron aquel hecho de generación a generación y se fue convirtiendo en un mito; pero no es tal mito, es un hecho real que los eruditos denominan “mito” en lugar de aceptarle como un hecho histórico.

Ahora, hay que entender a los hombres de ciencia. Producto de la influencia del engañador surgieron tantos relatos inverosímiles en las culturas sumeria, mesopotámica, egipcia, griega; sobre deidades y sus acciones que a veces es difícil discernir entre la ficción y la realidad; más aún producto del sincretismo religioso que adopta alguna de aquellos mitos y les hace parte de su devoción.

Para un hombre de ciencia, objetivo, racional, concreto, es inadmisible, e incomprensible que se haga coincidir el nacimiento de Jesucristo con el día del nacimiento de un dios mitológico y pagano. Entonces inconscientemente se asocia el mito del nacimiento del dios sol, con el de Jesucristo; dos mitos para quienes no tienen discernimiento espiritual.

Resultado de imagen para semiramis

Semiramis y su hijo Tamuz, origen del culto pagano a la madre y al niño.

Comenzamos este escrito exponiendo que la fe es imprescindible para aceptar aquello que trasciende la comprensión humana; pero hay que estar claros, una fe sin la lógica y razón dotada al hombre en el acto creador; Proverbios 2:6-7, conduce al pensamiento mágico, y de este al misticismo. Es que la fe racional es una forma de adquirir conocimiento:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.

Bendito sea el Padre Celestial que nos revela estas cosas, Mateo 11:25.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.oreg,
  • Datos históricos y conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO, MÁS QUE UNA CELEBRACIÓN DE SEMANA SANTA

A semejanza del guion de  una obra de teatro la semana de Pascua fue celebrada, primero por los hebreos, y luego por los judíos, siguiendo rigurosamente una pauta establecida para tal fin.

Ellos estaban representando escenas de una realidad que se cumplió en el nacimiento, ministerio terrenal, pasión, muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo.

Resultado de imagen para resurreccion

La celebración comenzaba el día diez de nisán con la selección del cordero que habría de sacrificarse para la gran cena pascual; luego el día catorce tenía lugar una fiesta solemne, con la cual rememoraban que un día como aquel los primogénitos hebreos fueron salvos de la plaga mortal: plaga que ocasionó la muerte de todos los primogénitos egipcios, hecho que determina la quiebra de Faraón y la puesta en libertad del pueblo israelita;  a continuación celebraban durante siete días la fiesta de “los panes sin levadura” que comenzaba el día quince de nisán, como un día solemne, de esta manera recordaban la salida de Egipto rumbo a la libertad, a la Tierra Prometida.

Aquel año, hace más de dos mil, el guion fue alterado, aunque anticipadamente predicho, el día diecisiete de nisán, tres días exactos luego de la Pascua, el primer día de la semana, tiene lugar un hecho inaudito en un huerto enclavado en el corazón de Jerusalén; unas mujeres corren portando una estremecedora noticia: “Ha Resucitado”.

Este hecho inédito transforma el curso de la humanidad, y ocurre en cumplimiento de una promesa dada al patriarca Abraham muchos siglos antes: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”, Génesis 22:18.

Resultado de imagen para resurreccion

La Resurrección de Jesucristo es la piedra angular de la fe de los cristianos. Pablo lo expresa de esta manera:

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 2 Corintios 15:14.

Para luego exclamar:

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 2 Corintios 15:20.

El guion establecido para Jesucristo en el Plan Divino de Salvación contempla:

  • Concepción virginal virginal, Isaías 7:14; cumplido según Lucas 1:35,
  • En la ciudad de Belén, Miqueas 5:2, Mateo 2:1-7,
  • Nombrado Divinamente “Jesús”, Mateo 1:21,
  • Sacado de entre los egipcios, Oseas 5:1; Mateo 2:19-20,
  • Llamado “nazareno”, Mateo 2:23, un juego de palabras; de “netzer” renuevo en hebreo, Isaías 11:1, un vástago del tronco de Isaí,
  • Un profeta, a semejanza de Elías, prepararía su camino, Isaías 40:3, Malaquías 3:1; Mateo 3:1-3,
  • Ungido Por el Espíritu Santo, Isaías 61:1; Mateo 4:16-17,
  • Enviado a predicar buenas nuevas, Lucas 4:18-19, Lucas 4:21, Marcos 1:14-15,
  • Entrar a Jerusalén el día de la elección del cordero de pascua, 14 de nisán, Éxodo 12:3; Marcos 111:7-11,
  • Sacrificado como Cordero de Dios el día de Pascua, Éxodo 12:6, Isaías 53:7; Marcos 15:21-25.

Todos los hebreos, y después los judíos conocían estos anuncios, y estaban a la espera del momento en que se cumplirían aquellas predicciones.

Jesucristo cumplió cada una de aquellas profecías, para confirmarlas y dar fe de su naturaleza Divina, Resucita al tercer día de su sepultura, tal y como los evangelios declaran y es el testimonio de cientos de personas que le vieron resucitado.

Además de cumplir las profecías antes descritas, anunció eventos por suceder luego de su ascensión, los cuales se han venido cumpliendo exactamente, tales como las predicciones de Mateo 24, Hechos 1:8; y las revelaciones descritas en el libro de Apocalipsis.

Por lo tanto, lo que celebramos el día de Resurrección es un acontecimiento trascendental, por ello Pablo consciente de esta realidad exclamó: “Si Cristo no resucito vana es nuestra fe”; pero Cristo Resucito y ese hecho confirma cada afirmación de la Palabra de Dios desde Génesis 1:1 hasta Apocalipsis 22:21.

Hay una gran promesa por cumplir: “Vengo pronto…”

Si, Señor Jesús, ven pronto.

Fuente: