¿CONFIRMAN LOS MITOS LA VERACIDAD DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS?

Con frecuencia los creyentes son confrontados en su fe al escuchar la afirmación de que muchos relatos de las  Sagradas Escrituras tienen su origen en diversos mitos y leyendas ancestrales.

Los mitos son relatos tradicionales referidos a acontecimientos prodigiosos, protagonizados por seres sobrenaturales o extraordinarios, tales como dioses, semidioses, héroes, monstruos o personajes fantásticos, los cuales buscan dar una explicación a un hecho o un fenómeno.

Imagen relacionada

En la imagen Mitra el dios inmortal, nace un 25 de diciembre.

Para muchos, la Resurrección de Jesucristo es un mito extraído de culturas ancestrales.

Pero la Resurrección de Jesucristo precisamente echa por tierra todas aquellas afirmaciones de que la Biblia es un libro construido a partir de mitos antiguos. Veamos.

La Resurrección de Jesucristo es una realidad que los cristianos aceptan sin controversia alguna por tres razones básicas: la fe en que la Biblia es la Revelación de Dios a la humanidad; el testimonio de los Apóstoles sobre la vida de Jesucristo, tal como la relatan en sus escritos que conforman el Nuevo Testamento, que ha trascendido generación tras generación hasta hoy; y por el encuentro personal con Jesucristo de cada creyente, a semejanza del encuentro de Pablo con el Señor cuando se dirigía a Damasco, Hechos 9:1-8.

Respecto a la última razón, cada creyente ha tenido encuentros íntimos con la Divinidad, que le permiten comprobar a sin lugar a dudas que el Dios revelado en la Sagrada Escritura es real; y aunque aquella manifestación Divina es indescriptible, como Juan cada creyente puede expresar:

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 1 Juan 1:1-3.

Cada creyente ha tenido un encuentro personal con Dios, similar al de Moisés en el monte Horeb, Éxodo 3:1-2; el de Jacob en Betel, Génesis 28:12-22, o, Josué ante las murallas de Jericó, Josué 5:13-15. Con seguridad no de aquella magnitud al punto de ver una zarza ardiendo, ver a Dios en lo alto de una escalera, o encontrarse cara a cara con el Señor, pero con seguridad ha sido una manifestación evidente, real, auténtica, tan indescriptible que como Pablo no queda más que decir: “no sé si fue en sueño o corporalmente, lo cierto es que la viví”, 2 Corintios 12:1-3.

Por lo tanto un creyente lee la Biblia y se encuentra con el relato de que Dios detuvo el Sol en Gabaón por varias horas, Josué 10:12-13; y en Génesis 1:1, lee que “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”, y lo cree sin más explicaciones. Al fin y al cabo quien revela aquellos hechos prodigiosos tiene en el creyente credibilidad. ¿Y no te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?, le dijo Jesús a Marta momentos antes de resucitar a Lázaro, Juan 11:40. Entonces, para “ver la gloria de Dios”, hay que creer.

Resultado de imagen para detente sol en gabaon

Para detener al Sol, hay que inmovilizar al Universo. O generar una fuente de luz alterna que semeje detener al Sol.

Esto explica por qué muchos no pueden “ver” a Dios, por ello la afirmación de Hebreos 11:6:

6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Pero esta realidad tiene una contraparte.

Es que paralelo a la revelación de la Palabra de Dios, corren mitos que pretenden desvirtuar las afirmaciones del Sagrado Libro.

Desde el laboratorio de desinformación creado por la potestad de las tinieblas se han originado narraciones similares a las verdades sostenidas en la Biblia con la intención de descalificar su testimonio.

He aquí algunos mitos:

El mito de la creación: Los antropólogos y demás eruditos que estudian las culturas ancestrales descubrieron que en todas aquellas tanto de África, América del Norte, Centro y del Sur, antes del descubrimiento, Europa, y Oriente tienen relatos que describe los comienzos del universo, de la Tierra, de la vida y del primer humano usualmente como un acto deliberado de creación realizado por una o más deidades.

Los Mayas, quienes dieron mucho de qué hablar con su famoso calendario, dejaron otro legado, un mito sobre la creación.

El mito maya de la creación está explicado en su libro sagrado, el Popol Vuh. En él, al principio solo existían los dioses en un estado latente sobre un mar inmóvil, entonces hubo palabras y decidieron crear el mundo para que existiera el ser humano. Dos veces trataron de crear a la humanidad y las dos veces fallaron, llamando a dioses cada vez de menor rango para que los ayuden. La primera trataron de hacerlos con barro, pero los humanos no pudieron emerger del barro y además eran tontos y sin alma. Luego intentaron con madera, y estos humanos se movían y hablaban, pero eran perezosos y no tenían voluntad. Y finalmente crearon a los humanos con masa de maíz mezclada con la sangre de los dioses. Así la sangre de los humanos es su alma y es el alma de los dioses, así los hombres eran uno con los dioses y a ellos debían volver.

El mito del diluvio: es el nombre de un supuesto acontecimiento mundial, relatado en textos de diversas culturas, ampliamente aceptado por varios antiguos pueblos. Apareció por primera vez en la Epopeya de Gilgamesh, escrito en Mesopotamia durante el siglo XIV a. C.

Básicamente el texto mesopotámico relata lo siguiente: Enlil decide destruir a la humanidad porque le resultan molestos y ruidosos. Ea advierte a Uta-na-pistim para que construya un barco. El barco se deberá llenar de animales y semillas. Llega el día del diluvio y toda la humanidad perece, excepto Uta-na-pistim y sus acompañantes. Uta-na-pistim se da cuenta de que las aguas bajan y suelta un cuervo el cual revoloteaba sobre las aguas yendo y viniendo hasta que se evaporaron las aguas de la tierra. Uta-na-pistim hace una ofrenda a los dioses y éstos quedan satisfechos por el sacrificio.

Un relato muy similar es narrado en tablillas sumerias muy antiguas de la ciudad de Ur, en las cuales el protagonista a quien Enki/Ea previene del diluvio es Ziusudra. Lo mismo podemos ver en un relato de origen acadio, titulado Atrahasis, poema épico que relata desde la creación hasta el diluvio universal.

El mito de la concepción virginal: Nace en la época de Nimrod. Según antiguos escritos, Semíramis fue la esposa de Nimrod. Llegó a ser sacerdotisa de la religión babilónica, y fue llamada la Reina del Cielo. Conforme a la antigua leyenda, Nimrod murió, y se convirtió el dios sol. Su viuda Semíramis salió embarazada, entonces declaró que concibió impregnada por un rayo del sol y dio a luz a Tammuz, un nacimiento virginal. Más tarde Tammuz fue muerto por un jabalí. En respuesta al clamor de Semíramis por 40 días, Tammuz resucita. Este hecho da origen al sistema religioso que envuelve la adoración a la madre y al hijo. Durante la cautividad de Babilonia, en Jeremías vemos que esa fue la adoración de Israel, a Semiramis como “Reina del Cielo”, Jeremías  7:18-19; 44: 15-19. En el templo de Jerusalén, adoraban a Tammuz, el hijo de Semiramis, Ezequiel 8:14-15. Esa adoración se extendió a lo largo del mundo”

Semirammis es también llamada  Tiamat, Isthar, Inanna, Asera, Astarté Afrodita, Anann, Dana, Nerthus, Freyja, Njörðr, Anatolia, Cibeles, Gea, Rea, Venus, Umaio, o Ymaio o Mai, Durga, Aditi, Kali, Parvati, Maya, entre otras.

El mito de la resurrección: Desde la antigüedad, la resurrección se considera símbolo indiscutible de la manifestación divina, se supone que el secreto de la vida no puede pertenecer más que a la divinidad. El propio “sol inmortal” cada noche desciende al “reino de los muertos”, y resucita al amanecer de cada día. El sol podía llevar consigo a los hombres y al anochecer matarles. Pero también podía guiar sus almas a través de las regiones infernales, “resucitando” a la luz al día siguiente.

Las “religiones de misterio”, así como las ceremonias funerarias egipcias, son testimonio de la expectativa humana por la resurrección. Si algo tienen en común los mitos de resurrección es que todos sitúan el principio de la misma fuera del poder humano.

Observa que tales mitos enfocan aspectos fundamentales de la Revelación Bíblica. Además existen otros que como aquellos tratan de explicar o desvirtuar la revelación sobre aspectos trascendentales de la fe.

Sobre tales mitos es conveniente reconocer dos aspectos importantes para comprender su origen y consecuencias.

El Mito Desacredita la Revelación Bíblica.

Consideremos en primer lugar a los mitos como una estrategia para quitar valor y banalizar la Revelación Bíblica, y así desvirtuar el objeto central de la Sagrada Escritura que es revelar el Plan Divino para Restaurar el hombre y a la Totalidad de la Creación, en el que Jesucristo el Hijo de Dios es la Piedra Angular.

Es decir, desde el principio Satanás ha procurado por todos los medios de estorbar y entorpecer el Plan de Dios para el hombre. Esto lo podemos apreciar en una figura mostrada en el capítulo trece de Apocalipsis, veamos la escena:

Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Apocalipsis 13:11.

Aquella bestia no es un monstruo a semejanza de los que aparecen en los cuentos de hadas, sino una forma metafórica de referirse a un personaje histórico, real, como cuando un narrador exclama “corre como una gacela” para referirse a un corredor veloz; no es un animal el que corre sino un personaje real sobre una pista que avanza velozmente.

Así pues aquel personaje se parece a un cordero, pero habla como dragón. Como sabes en Apocalipsis el Cordero es Jesucristo, Apocalipsis 5:6-7; y el Dragón es Satanás, Apocalipsis 12:9. Es decir aquel personaje es una falsificación de Jesucristo, un mesías falso.

Pues bien, así como aquella falsificación de Jesucristo que surgirá en un futuro, por influencia del “dragón”; de igual modo han surgido todas aquellas falsificaciones, en forma de mitos, para quitarle poder a la Revelación, a la Palabra de Dios, y tienen un  promotor común, ya identificado plenamente.

Ese promotor, ha inspirado aquellas falsificaciones por intermedio de las religiones de misterio, los mitos, así como desvirtuado la interpretación de los registros históricos de las antiguas culturas.

Las religiones de misterio, los cultos a deidades, los ritos ocultos son una forma de desvirtuar la adoración, el culto a Dios. Esto se aprecia desde el principio, en los días antes del diluvio la humanidad es corrompida con aquella desvirtuada forma de vida; y posterior al diluvio, apenas las aguas vuelven a su cauce natural surge en Babel un culto pagano, una religión que intenta llegar al cielo construyendo una torre. Babilonia, su cultura y religión heredera de aquellos en Babel tienen una poderosa influencia en todo aquello que se opone a Dios y su proyecto.

Su última actuación se describe en la figura de la Gran Ramera dibujada en los capítulos diecisiete y dieciocho del libro de Apocalipsis.

El promotor de los mitos y de los cultos a falsas deidades sabe que en el Plan de Redención está previsto el “nacimiento virginal del Mesías”, nada mejor que banalizar aquel milagro proponiendo una ridícula caricatura de la “concepción por obra del Espíritu Santo de Jesús”, Lucas 1:35; creando el mito de la concepción virginal del dios Tamuz, en el vientre de Semiramis, por efecto de un rayo del sol, que no es otro que Nimrod.

En el mismo orden de ideas, la Resurrección de Jesús, Lucas 24:1-9; es parodiada en la resurrección de Tamuz, muerto por un jabalí, que gracias a los ruegos de su madre Semiramis resucita luego de cuarenta días.

Incluso el ascenso de Jesús al Cielo, Hechos 1:9, es desacreditado por el ascenso del Faraón desde las entrañas de una pirámide hasta el cielo.

Y la Segunda Venida de Jesucristo, Hechos 1:10-11,   tan esperada por los creyentes es igualmente menospreciada por varios mitos ancestrales de retorno de deidades. Es así como cuando Moctezuma oyó la noticia del arribo de Hernán Cortez, despachó gente para el recibimiento de Quetzalcóatl, porque pensó que era aquel dios que venía, porque cada día le estaba esperando, y como Quetzalcóatl se había ido por la mar hacia el oriente, y los navíos venían de ese lugar por esto pensaron que era él.

De modo que los mitos en general son construcciones distorsionadas de realidades mostradas en la Sagrada Escritura. Tales argucias del engañador no surten efectos en los creyentes, por los argumentos mencionados al inicio de este escrito, relacionados con la fe. Pero infringen enormes e incalculables efectos negativos en el mundo en donde este maléfico ser ejerce gran influencia.

El Mito como Evidencia de la Veracidad de los Relatos Bíblicos.

Consideremos ahora los mitos desde una perspectiva diferente, que refuerzan la verdad revelada en la Sagrada Escritura.

¿Puede un mito confirmar la revelación de las Sagradas Escrituras?

Como indicamos antes, en pueblos distantes y ubicados en diferentes continentes se han originado mitos como el de la creación, y del diluvio universal. Es decir registros históricos que refieren la ocurrencia en un pasado remoto de un diluvio.

Los antropólogos y estudiosos de las cultura ancestrales concluyen que los relatos de la Biblia son copias de aquellos registros históricos y de los mitos generados en pueblos antiguos. Este es un argumento bien difundido y fundamentado.

Sin embargo podemos apreciar aquellos mitos de otra perspectiva.

Que los mitos recogen hechos reales y por efecto de que son transmitidos de generación a generación se les da forma de mito.

Pensemos en el mito del diluvio universal. Es un hecho de que pueblos en regiones remotas uno de otros cultivan ese mito. Tribus de África, pueblos de Mesopotamia, y culturas precolombinas tienen registros de que en un pasado remoto ocurrió un diluvio.

Resultado de imagen para diluvio

¿Cómo puede ser posible aquello? ¿Cómo explicar que surja un mito similar en regiones distantes y sin conexión alguna? Para explicar este fenómeno hay varias posibilidades:

Primera: Que realmente ocurrió el diluvio y quienes lo vivieron dejaron un registro del hecho, narración que registra el libro de Génesis que es la versión hebrea del suceso. También existe la versión maya, mesopotámica, africana, entre  otras. Entonces el diluvio no es un mito, es un hecho real que los historiadores ancestrales dejaron registrado de la forma como ellos interpretaron el fenómeno. Registro histórico que los antropólogos denominan “mito”.

Otra posibilidad para que el mito este extendido por todos los pueblos de la tierra es que ocurrió tal y como relata el libro de Génesis, y que los hombres al repoblar la tierra y esparcirse por todo el planeta llevaron consigo el recuerdo de aquel evento catastrófico y lo transmitieron de generación a generación.

Este mismo argumento es válido para el mito de la creación.

¿Por qué todos los pueblos ancestrales inventaron el mito de la creación atribuyendo a divinidades el hecho? ¿Por qué no existe un mito de la evolución al estilo de Darwin? Ya se intuye la respuesta.

Los antepasado que recibieron de primera mano, o primera voz, el relato de la creación transmitieron aquel hecho de generación a generación y se fue convirtiendo en un mito; pero no es tal mito, es un hecho real que los eruditos denominan “mito” en lugar de aceptarle como un hecho histórico.

Ahora, hay que entender a los hombres de ciencia. Producto de la influencia del engañador surgieron tantos relatos inverosímiles en las culturas sumeria, mesopotámica, egipcia, griega; sobre deidades y sus acciones que a veces es difícil discernir entre la ficción y la realidad; más aún producto del sincretismo religioso que adopta alguna de aquellos mitos y les hace parte de su devoción.

Para un hombre de ciencia, objetivo, racional, concreto, es inadmisible, e incomprensible que se haga coincidir el nacimiento de Jesucristo con el día del nacimiento de un dios mitológico y pagano. Entonces inconscientemente se asocia el mito del nacimiento del dios sol, con el de Jesucristo; dos mitos para quienes no tienen discernimiento espiritual.

Resultado de imagen para semiramis

Semiramis y su hijo Tamuz, origen del culto pagano a la madre y al niño.

Comenzamos este escrito exponiendo que la fe es imprescindible para aceptar aquello que trasciende la comprensión humana; pero hay que estar claros, una fe sin la lógica y razón dotada al hombre en el acto creador; Proverbios 2:6-7, conduce al pensamiento mágico, y de este al misticismo. Es que la fe racional es una forma de adquirir conocimiento:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1.

Bendito sea el Padre Celestial que nos revela estas cosas, Mateo 11:25.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.oreg,
  • Datos históricos y conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

LA RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO, MÁS QUE UNA CELEBRACIÓN DE SEMANA SANTA

A semejanza del guion de  una obra de teatro la semana de Pascua fue celebrada, primero por los hebreos, y luego por los judíos, siguiendo rigurosamente una pauta establecida para tal fin.

Ellos estaban representando escenas de una realidad que se cumplió en el nacimiento, ministerio terrenal, pasión, muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo.

Resultado de imagen para resurreccion

La celebración comenzaba el día diez de nisán con la selección del cordero que habría de sacrificarse para la gran cena pascual; luego el día catorce tenía lugar una fiesta solemne, con la cual rememoraban que un día como aquel los primogénitos hebreos fueron salvos de la plaga mortal: plaga que ocasionó la muerte de todos los primogénitos egipcios, hecho que determina la quiebra de Faraón y la puesta en libertad del pueblo israelita;  a continuación celebraban durante siete días la fiesta de “los panes sin levadura” que comenzaba el día quince de nisán, como un día solemne, de esta manera recordaban la salida de Egipto rumbo a la libertad, a la Tierra Prometida.

Aquel año, hace más de dos mil, el guion fue alterado, aunque anticipadamente predicho, el día diecisiete de nisán, tres días exactos luego de la Pascua, el primer día de la semana, tiene lugar un hecho inaudito en un huerto enclavado en el corazón de Jerusalén; unas mujeres corren portando una estremecedora noticia: “Ha Resucitado”.

Este hecho inédito transforma el curso de la humanidad, y ocurre en cumplimiento de una promesa dada al patriarca Abraham muchos siglos antes: “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”, Génesis 22:18.

Resultado de imagen para resurreccion

La Resurrección de Jesucristo es la piedra angular de la fe de los cristianos. Pablo lo expresa de esta manera:

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 2 Corintios 15:14.

Para luego exclamar:

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 2 Corintios 15:20.

El guion establecido para Jesucristo en el Plan Divino de Salvación contempla:

  • Concepción virginal virginal, Isaías 7:14; cumplido según Lucas 1:35,
  • En la ciudad de Belén, Miqueas 5:2, Mateo 2:1-7,
  • Nombrado Divinamente “Jesús”, Mateo 1:21,
  • Sacado de entre los egipcios, Oseas 5:1; Mateo 2:19-20,
  • Llamado “nazareno”, Mateo 2:23, un juego de palabras; de “netzer” renuevo en hebreo, Isaías 11:1, un vástago del tronco de Isaí,
  • Un profeta, a semejanza de Elías, prepararía su camino, Isaías 40:3, Malaquías 3:1; Mateo 3:1-3,
  • Ungido Por el Espíritu Santo, Isaías 61:1; Mateo 4:16-17,
  • Enviado a predicar buenas nuevas, Lucas 4:18-19, Lucas 4:21, Marcos 1:14-15,
  • Entrar a Jerusalén el día de la elección del cordero de pascua, 14 de nisán, Éxodo 12:3; Marcos 111:7-11,
  • Sacrificado como Cordero de Dios el día de Pascua, Éxodo 12:6, Isaías 53:7; Marcos 15:21-25.

Todos los hebreos, y después los judíos conocían estos anuncios, y estaban a la espera del momento en que se cumplirían aquellas predicciones.

Jesucristo cumplió cada una de aquellas profecías, para confirmarlas y dar fe de su naturaleza Divina, Resucita al tercer día de su sepultura, tal y como los evangelios declaran y es el testimonio de cientos de personas que le vieron resucitado.

Además de cumplir las profecías antes descritas, anunció eventos por suceder luego de su ascensión, los cuales se han venido cumpliendo exactamente, tales como las predicciones de Mateo 24, Hechos 1:8; y las revelaciones descritas en el libro de Apocalipsis.

Por lo tanto, lo que celebramos el día de Resurrección es un acontecimiento trascendental, por ello Pablo consciente de esta realidad exclamó: “Si Cristo no resucito vana es nuestra fe”; pero Cristo Resucito y ese hecho confirma cada afirmación de la Palabra de Dios desde Génesis 1:1 hasta Apocalipsis 22:21.

Hay una gran promesa por cumplir: “Vengo pronto…”

Si, Señor Jesús, ven pronto.

Fuente:

CUANDO UNA CACEROLA DETERMINA LA TRADICIÓN

Al contrastar la tradición cristiana con la Palabra de Dios, notamos que en algunos aspectos existen notables divergencias; tal vez aquello no afecte la fe, ni tenga relevancia especial, pero tiene a los cristianos sosteniendo prácticas y devociones que carecen de fundamento, el de la Sagrada Escritura.

Te has preguntado, ¿Por qué el día de Resurrección es “siempre” un domingo? O, ¿Cuál es el motivo por el cual celebramos la navidad el 25 de diciembre? ¿Qué induce a las congregaciones a comenzar sus cultos alrededor de las nueve de la mañana del domingo? Al menos muchas con las que me he relacionado.

Imagen relacionada

Antes de continuar, permíteme contarte una historia.

En cierta ocasión, una pareja hace los preparativos para la cena de navidad; la esposa rellena al pavo, lo amarra, y al disponerse a colocarle en la cacerola para hornearlo, la esposa le corta un trocito de cada extremo.

El marido intrigado le pregunta: ¿Por qué le cortas trozos de ambos extremos? A lo que ella le responde: “Es que de esa manera me lo enseño mi mamá”. Está bien dijo el marido. Tiempo después en una reunión familiar el hombre le pregunta a la suegra: “Suegrita, ¿Por qué usted cuando va a hornear el pavo le corta los extremos antes de ponerlo en la cacerola? Ella le responde: “Hijo, es que así me lo enseñó mi mamá”.

Pasado el tiempo, un diciembre se encuentra con la abuela, entonces la interroga: “Abuela, ¿Por qué le enseñaste a la suegrita que cortara los extremos del pavo antes de hornearlo? ¿Eso es algún secreto familiar en la preparación del pavo? Y ella con una sonrisa pícara le contestó: “Hijo, es que no me cabía en la cacerola”.

Resultado de imagen para pavo en una cacerola para hornear

¿Comprendes? En aquello de la tradición hay mucho de “conveniencia” de quienes las inician, sin intenciones ulteriores. Muchas “cacerolas pequeñas”

Por ejemplo, Si la Resurrección ocurrió un 17 de nisán, primer día de la semana en aquella época, ¿Por qué la Resurrección se celebra “siempre” en domingo? ¿Por qué no el 17 de nisán, o su equivalente en nuestro calendario? Porque en el Concilio de Nicea, celebrado en el año 325, se decidió celebrar la Resurrección el domingo inmediato después de la primera luna llena que sigue al equinoccio de primavera en el hemisferio Norte. Esto para unificar la celebración ya que muchas iglesias celebraban la Resurrección en diferentes fechas.

Este año el equinoccio de primavera fue el 20 de Marzo de 2017 a las 10:29 UTC. La primera luna llena después del equinoccio de primavera fue el 11 de abril; como el primer domingo después de aquella fecha es el 16 de abril, entonces vamos a celebrar la Resurrección el próximo 16.

Establecida la fecha de la resurrección, es fácil entender por qué el “domingo de ramos” es el anterior, este año el día 9.

Si celebrásemos las festividades según el calendario hebreo, la Pascua, 14 de nisán, fue el lunes 10 pasado, y la Resurrección sería 17 de nisán, el jueves 13 de abril, esto en este año 2017.

¿Por qué celebramos el nacimiento de Cristo un 25 de diciembre?

Los escritores del Nuevo Testamento no se preocuparon por dar la fecha del nacimiento de Jesús, sino destacar el hecho cierto de que ocurrió. Algunos eruditos haciendo cálculos a partir del anuncia a Zacarías del nacimiento de Juan el bautista, Lucas 1:8-11; 23-24; y del anuncio a María del nacimiento de Jesús, Lucas 1:35-36; han determinado que la fecha del nacimiento de Jesús es en el mes de septiembre, a más tardar en octubre. Pero no hay plena seguridad en ello, solo aproximaciones.

Sin embargo cuando el emperador Constantino se convirtió al cristianismo en el siglo IV d. C., se propuso convertir a su vez a un imperio pagano. Por lo que decidió que la celebración del nacimiento de Jesús tendría lugar en una fecha sagrada en las tradiciones paganas. En un intento de dar a las festividades paganas un significado cristiano, el Emperador decidió que la fecha de nacimiento del Dios Sol sería también la del Hijo de Dios. Aquella fecha es 25 de diciembre.

¿Por qué los cultos dominicales comienzan alrededor de las nueve de la mañana? Esto en algunas Iglesias Evangélicas; ya que los católicos celebran Misas a distintas horas del día, desde el amanecer.

Resultado de imagen para capilla evangelica

Algunos afirman que a las nueve de la mañana los agricultores ya habían culminado sus tareas matutinas, por lo que estaban disponibles para sus devociones dominicales. Otros afirman que es por la devoción de los hebreos, quienes según precepto del Pentateuco ofrecían dos sacrificios, uno en la mañana y otro en la tarde, veamos:

38 Esto es lo que ofrecerás sobre el altar: dos corderos de un año cada día, continuamente. 39 Ofrecerás uno de los corderos por la mañana, y el otro cordero ofrecerás a la caída de la tarde. Éxodo 29:38-39.

Según las tradiciones judías el sacrificio de la mañana se hacía a la hora tercera, nueve de la mañana, y el sacrificio de la tarde a la hora novena, tres de la tarde. Este ritual tenía un trasfondo profético, pues hablaba de Jesús y su sacrificio en la cruz. A la hora tercera fue sacrificado, y a la novena murió.

Por estos motivos, tal vez, los cultos o actividades dominicales se inician a las nueve de la mañana, o alrededor de esa hora.

Dicho esto te preguntarás:

¿Por qué los cultos son en templos? ¿Cuándo se comenzaron a construir templos y por qué? Recuerda que en el primer siglo no se menciona el uso de templos para reuniones de la Iglesia, sino las casas, 1 Corintios 16:19.

¿Cuándo nace la institución de la escuela Dominical? ¿Por qué?

¿Por qué muchas iglesias celebran sus “cultos de oración” los días miércoles por la noche?

¿Por qué algunas Iglesias celebran la “Cena del Señor” el primer domingo de cada mes? ¿Por qué se usa “copitas”, vasos pequeños, en lugar de copas “normales” como las usó Jesús?

Resultado de imagen para cena del señor

¿Por qué los templos de iglesias evangélicas se diseñan con un espacio para la congregación, un púlpito elevado para la predicación, y un bautisterio?

¿Por qué se invita a la “oración de fe” para “aceptar” a Jesucristo?

¿Cómo y cuándo se decide que la iglesia debe reunirse los domingos?

Aquellas prácticas son tan arraigadas que pareciera forman parte de la doctrina del Nuevo Testamento; muchos se aferran a ella, y hasta creen una herejía introducir cambios.

Hay muchas interrogantes más en cuanto a las tradiciones de los cristianos. Algunas con fuerte base bíblica, al menos los principios, como las ordenanzas, bautismo y Cena del Señor; la oración, la vida en la Palabra, las ofrendas, las reuniones y asambleas.

Otras nacieron por la “conveniencia” de quienes las establecieron; o por razones prácticas. ¿Recuerdas el cuento al inicio de este escrito sobre la cacerola?

No estoy contra las tradiciones, porque sería ir contra una estrategia, una metodología pedagógica, frecuentemente utilizada en la Sagrada Escritura. Sin embargo poner a la tradición por encima de la realidad que representa, no es lógico ni Bíblico. En eso Jesús fue bien claro cuando describió a los religiosos de su época que se aferraban a la tradición de tal forma que invalidaban la ley.

1 Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: 2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. 3 Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Mateo 15:1-6.

No permitas que una “cacerola” pequeña para un “pavo grande” te mantenga atado a prácticas en tu vida y en tu devoción, que puedes cambiar sin afectar los principios; y te darán una maravillosa sensación de libertad.

Un cambio en las rutinas no te hará ningún daño, especialmente si han sido determinadas por una “cacerola”; ese es el modelo de Jesús. Vino a cumplir la Ley y los Profetas, rompiendo paradigmas. Si quieres  conocer el pensamiento de Jesús al respecto, lee y medita el capítulo 23 de Mateo. Cuando lo leas no pienses que ese texto es buenísimo para el hermano “fulano”, es para ti.

Ese texto es una advertencia contra las rutinas, las tradiciones, y las prácticas religiosas carentes de piedad, y sobre todo de aquella virtud tan reiteradamente mencionada en la escritura que no es otra cosa que amor.

Las rutinas heredadas de “cacerolas pequeñas”, pueden hacer daño y afectar tu relación de pareja, tu desempeño profesional, aun tu vida devocional, y hasta tu ministerio.

Vive tu libertad en Cristo, se feliz.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.org,
  • Datos y conceptos: Wikipedia,
  • Apuntes personales,
  • Imágenes: Google.

 

LA CRUCIFIXIÓN DE JESÚS, ¿JUEVES O VIERNES? LO QUE LA BIBLIA AFIRMA

En estos días de la semana de la pasión, o semana santa, como se le denomina, cuando la cristiandad recuerda los eventos de aquella memorable fecha, surgen interrogantes sobre algunos datos que no concuerdan cuando se contrastan con la Palabra de Dios.

Uno de ellos es: En qué día es crucificado Jesús, ¿jueves o viernes?

Resultado de imagen para crucificcion

¿Tiene alguna relevancia esta fecha? La tiene en el sentido de que la muerte de Cristo no podía ocurrir un día cualquiera, ya que estaba previsto que habría de morir como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; y ese hecho se representaba cada año en el memorial de la Pascua.

Con aquella festividad, el pueblo de Israel recordaba que un día fueron liberados de la esclavitud en Egipto; y al mismo tiempo escenificaba un hecho por venir, la muerte de otro Cordero que les liberaría definitivamente de otro tipo de esclavitud.

Por eso Jesús debería morir siguiendo la pauta establecida en el Plan de Salvación, cuyo guion era la celebración de la Pascua que tiene dos momentos cumbres: la selección del cordero el día 10 del mes de nisán, y el sacrificio del cordero el día 14 de nisán, tal y como se establece en Éxodo 12:1-11. Entre aquellos día el cordero se evaluaba para comprobar que era sin tacha.

1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas.

La muerte de Cristo ocurriría según esa pauta, que se escenificaba año tras año en la cena de Pascua. Los evangelios dan fe del cumplimiento riguroso del Plan de Dios, y Marcos es quien aporta más detalles.

La tradición dice que Jesús murió un viernes y resucito el primer día de la semana; muchos eruditos dan por cierto aquel dato, por tal motivo la cristiandad conmemora ese día como el de la crucifixión de Jesús. Pero si aquello fue así, echa por tierra lo establecido en la pauta para Jesús.

¿Qué afirma la Biblia al respecto? Veamos lo que dijo Jesús:

38 Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. 39 El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. 40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. Mateo 12:38-40.

En este texto Jesús declara que estará en el sepulcro “tres días y tres noches”.

18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto? 19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Más él hablaba del templo de su cuerpo. 22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho. Juan 2:18-22.

Jesús les dice a los judíos que en tres días se levantará de la tumba.

En ambos textos la referencia es clara, va a resucitar al tercer día. Entonces dando por cierto que Jesús resucitó al tercer día del de su sepultura, y que la resurrección fue el primer día de la semana, es decir el domingo en nuestro calendario, es imposible haya muerto el viernes como afirma la tradición. ¿Por qué? Por las fechas que se dan en el Nuevo Testamento, y un sencillo cálculo matemático, veamos.

Revisemos las fechas dadas en el evangelio de Marcos para reconstruir la semana de pascua, hoy semana de la pasión:

Marcos afirma que la Resurrección de Jesús ocurre el primer día de la semana, Marcos 16:1-2; lo que es corroborado por Mateo 28:1; por  Lucas 24:1; y por  Juan 20:1; a partir de este dato podemos fijar la fecha de la pascua.

Si resucitó el primer día de la semana, y estuvo tres días en la tumba, entonces debe haber sido sepultado un jueves; día de la cena de Pascua. El día de Pascua es el día 14 de nisán conforme al calendario judío y a Éxodo 12:6.

A partir de esta fecha podemos establecer que dos días antes, fue ungido en Betania, Marcos 14:1 y 3; tres días antes ocurre la maldición de la higuera, Marcos 11:12; y cuatro día antes, el 10 de nisán, tuvo lugar la selección del Cordero, Éxodo 12:3, la “entrada triunfal”.

Recordemos que el día 15 de nisán se inicia le festividad de “los panes sin levadura”, que dura siete días, y ese quince es un día solemne, no laboral, Éxodo 12:15-17. El quince recuerda la salida de Egipto. Es un día de reposo “no sabático”, que no es un sábado.

A partir de esos datos podemos reconstruir la semana de la pasión, como sigue:

El día 10 de nisán, primer día de la semana, Jesús entra a Jerusalén como el Mesías y Cordero seleccionado de Dios; domingo de ramos, Marcos 11:1-11.

El día 11 de nisán, lunes, ocurre la maldición de la higuera estéril, Marcos 11:12-14, y la purificación del templo, Marcos 11:15-21.

El 12 de nisán, martes, se ve la higuera seca, y Jesús es probado por los escribas,  fariseos y saduceos, Marcos 12:20-14:12; ese mismo día es ungido en Betania, 14:1-3; y Judas negocia la entrega de Jesús, 14:10-11.

13 de nisán, miércoles, los discípulos preparan la cena de Pascua siguiendo instrucciones de Jesús, Marcos 14:12-16. ¿Por qué afirmar que es un miércoles? Por la referencia de 14:17: “Cuando llegó la noche…”.  Esa “noche” es el comienzo del jueves. Es evidente que la cena de Pascua requiere una preparación que toma tiempo: disponer de carne de cordero y asarla, igualmente disponer de panes sin levaduras, así como hierbas amargas; Éxodo 12:8, y acondicionar el lugar de la cena.  Eso no se puede realizar la misma noche de la cena, es algo previo. Es cierto que mucho de aquello ya estaba adelantado, sin embargo 14:16 sugiere que los discípulos participaron en la logística de preparación.

El 14 de nisán, jueves por la noche, Jesús celebra la cena de Pascua; en la madrugada de ese mismo día ocurre la agonía en Getsemaní, Marcos 14:16-42; es arrestado, Marcos 14:43-52; juzgado, condenado a muerte, 14:53-15:20; seguidamente  crucificado a la hora tercera, nueve de la mañana del jueves, Marcos 15:25; a la hora novena, tres de la tarde, muere, Marcos 15:34; y es sepultado al atardecer del mismo jueves, Marcos 15:42-47.

Nota que en el juicio de los judíos, las autoridades no encontraron como acusar a Jesús, Mateo 26:59-60; tampoco Pilato, ni Herodes, Lucas 23:13-16 encontraron algo con que acusarle; aun así fu condenado a muerte. Era parte del Plan de Dios. Fue probado, y hallado sin tacha, esa era la pauta, durante cuatro días el cordero era evaluado para observar que era apto, solo así podía ser sacrificado.

El 15, viernes, en el sepulcro,  es día de “santa convocación”, dia de los panes sin levadura, ningún trabajo se puede realizar, Levíticos 23:6-7; y como es viernes es día de “preparación”.

El 16, sábado, en el sepulcro, el día siguiente al comienzo de la celebración de las fiestas de los panes sin levadura, se ordena colocar soldados ante la tumba de Jesús, Mateo 27:62.

El día 17, primer día de la semana, domingo, Jesús resucita, Marcos 16:9.

Cálculo matemático.

Jesús resucitó el primer día de la semana, Mateo 28:1, Marcos 16:1, el día domingo. Y Jesús mismo declaró que estaría en el sepulcro tres días y tres noches a semejanza de Jonás en el vientre del gran pez, Mateo 12:38-40; quiere decir que para estar ese lapso sepultado, necesariamente tuvo que morir un jueves. Si hubiese sido un viernes, habría estado bajo tierra solo dos días, lo cual es contrario a lo establecido por el Señor; o resucitado el lunes, pero el lunes es el “segundo día de la semana”.

Un aspecto a tomar en cuenta es que por disposición Divina, los hebreos calculan el día diferente que en occidente. Desde Génesis 1:5, el día comienza en la tarde. Veámoslo así: En occidente el día comienza y termina a la media noche; para los hebreos comienza y termina al atardecer.

Tomando en cuenta ese dato, reconstruyamos el relato de la Sepultura de Jesús.

Marcos señala que Jesús fue enterrado “cuando llegó la noche”, Marcos 15:42, es decir al atardecer del jueves, antes del día de “la preparación”, se sabe que el día de la preparación es el viernes, denominación que se remonta al Éxodo, en la época del maná. El sexto día, el viernes, los israelitas debían recolectar el doble de maná, para evitar hacerlo el sábado, día de reposo, éxodo 16:5, 21-22. Ese día se conocía en tiempos de Jesús como “preparación”.

Marcos especifica que aquel día es “la víspera del día de reposo”, Marcos 15:42, como sabemos víspera es el día antes de reposo, es decir el viernes; recuerda que el viernes comienza por la noche, al atardecer del jueves. Por lo tanto Jesús estuvo sepultado la noche y el día viernes, la noche y el día del sábado, la noche del domingo y resucitó el domingo en la mañana; tres días y tres noches; la señal de Jonás, antes mencionada.

Hay confusión por el señalamiento a que Jesús fue sepultado el día antes del reposo. Aquella semana hubo dos reposos: el viernes y el sábado.

Hay que recordar que el 15 de nisán, para aquel entonces viernes, era el comienzo de la festividad de los “panes sin levadura”, una “santa convocación”, Éxodo 12:15-17, festividad que conmemora la salida de Egipto. Por eso la insistencia de los judíos de enterrar a Jesús antes del inicio de la festividad de los panes sin levadura, que como se ha dicho comienza el 15 de nisán; y era no laborable, de “reposo”

Por lo tanto en aquella semana, el 15 de nisán, viernes, coincidieron dos fechas claves para los judíos, el primer día de los panes sin levadura, una santa convocación, y el día de “preparación” para el sábado.

Por eso la insistencia de enterrarlo antes del inicio de la fiesta de los “panes sin levadura”, el día 15, que como hemos reiterado es día no laborable.

Es importante señalar que el día de Pascua no era de reposo, era laborable; por eso fue posible crucificar a Jesús aquel el día.

Un dato interesante aporta Mateo 27:62, “al día siguiente, que es después de la preparación”, ese día es el sábado pues la “preparación” es el viernes, los sacerdotes y fariseos se reúnen con Pilato para pedirle que coloque guardias en la tumba, “hasta el tercer día”, el siguiente, para evitar que los discípulos hurten el cuerpo y así simular la resurrección. Era sábado y no estaba permitido realizar trabajo alguno; pero Pilato, ni los guardas eran judíos por lo que si podían acometer aquella faena.

¿Por qué se dice que Jesús murió un viernes? Por un error de traducción, y la referencia a que fue sepultado antes del día de reposo, como lo indica Juan 19:31:

31 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo[b] era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

En este texto, como indicamos antes se agrega “de la pascua”. Y aporta un dato esclarecedor: que el cuerpo de Jesús fuese enterrado pronto  para que no “quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad)”, aquello de gran solemnidad se refiere al día 15 de nisán, que como se ha reiterado corresponde al inicio de la “fiesta de los panes sin levadura”. Un día de reposo no sabático, que no es un sábado.

Otros textos inducen  confusión por por una traducción errada; Veamos:

Juan 19:42:

Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

En esa cita la RVR60, editado por Scofield (Biblia anotada de Scofield) añade “de la pascua”, que no aparece en otras versiones, ni en los originales, al menos en la versión interlineal del sitio Biblia Paralela; lo mismo ocurre en Lucas 29:54:

Era día de la víspera de la pascua, y estaba para rayar el día de reposo.

Esta es la manera como traduce aquella cita la versión antes citada de Scofield, en que en lugar de “día de preparación”, se transcribe: “víspera de la pascua”.

Ese error de traducción, al cambiar la expresión original, “preparación”, día viernes, induce a determinar que Jesús murió “antes de la pascua”, lo cual contradice lo que Lucas mismo afirma en 22:7, en que une “el día los panes sin levadura” con la “pascua”, las cuales son festividades consecutivas, según el varias veces mencionado texto de Éxodo 12:6, la pascua, 14 de nisán, y Éxodo 12:15-16, fiesta de los “panes sin levadura”, 15 de nisán.

Tal vez Lucas, que no era de tradición judía sino gentil, menciona “día de los panes sin levadura” asociado con la “pascua”, debido a que la celebración de la pascua contempla el uso de panes sin levadura

Pero la fiesta de los panes sin levadura comienza el 15 de nisán, un día después de la pascua.

Después de toda esta larga explicación nos preguntamos, ¿Es necesario toda esta precisión de fechas? ¿Afecta nuestra fe y credibilidad en la Palabra?

Los cristianos no hemos creído por la precisión rigurosa de los hechos acaecidos, en lo que se refiere a la exactitud de las fechas. Nuestra fe se basa en la realidad del testimonio de los santos escritores y en la fe nacida por intermedio del Espíritu Santo.

Nosotros aceptamos como un hecho cierto el testimonio de Mateo al declarar que Jesús es Hijo de David, e hijo de Abraham, Mateo 1:1; complementado por el de Marcos al afirmar que Jesucristo es Hijo de Dios, Marcos 1:1; reforzado por Lucas que proclama la concepción de Jesús como obra del Espíritu Santo, Lucas 1:35; y la de Juan quien afirma que “aquel Verbo se hizo carne”, Juan 1:14.

Quienes se esfuerzan por verificar los tiempos, los detalles, la precisión de la fechas, y de las genealogías son los judíos, pero de ellos se dice: “…y los suyos no le recibieron”, Juan 1:11. Un día aceptarán aquellas grandes verdades, cuando se produzca la restauración de Israel, como se proclama en el mensaje profético, y en las declaraciones de Pablo en Romanos.

Por todo lo cual, al pensar en la exactitud de los hechos relacionados con la Escritura, como Pablo exclamamos:

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Romanos 11:33.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Conceptos y datos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

LA SUCESIÓN PASTORAL EN EL MARCO DE LA PALABRA DE DIOS

La sucesión en el liderazgo es un aspecto relevante por las implicaciones del proceso en la vida de los grupos, de las sociedades. Desconocer esta realidad, obviarla, o ignorarla va a ocasionar impensables efectos negativos en los grupos sociales.

Resultado de imagen para sucesion

Necesitamos entender que las sociedades no son estáticas, se mueven en un continuo indetenible, avanzan produciendo cambios cada vez más acelerados; lo que es un gran desafío para quienes están en funciones de liderazgo porque si no están en sintonía con los avances se constituyen en tremendos obstáculos que frenan el proceso de desarrollo y cambio de los grupos.

Entendamos la sucesión como aquel proceso continuo en el desarrollo humano, de las sociedades; que lo explica la biología, la historia, y las matemáticas.

Desde la perspectiva matemática sucesión es una serie de números en la que cualquier número “n”, o sucesor, sucede al anterior en una cantidad según el orden de la serie. Ejemplo:

Imagen tomada de Wikipedia.

En el anterior ejemplo la cantidad que define el orden es “uno”. Es decir en dicha sucesión la diferencia a la derecha o a la izquierda es “uno”.

En biología observamos una sucesión en el continuo humano. Cada etapa etaria tiene una que la sucede, sin posibilidad de retroceso. A la niñez sucede la adolescencia, y así “sucesivamente”.

Esto motivó a Pablo escribir a los corintios:

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.  1 Corintios 13:11.

En este  caso el apóstol se refiere a las etapas etarias del continuo humano desde una perspectiva del desarrollo intelectual y espiritual. Se considera un rasgo de salud mental adecuar el comportamiento a la etapa real, expresada en años de vida. Es insoportable un adolescente pretendiendo vivir como un adulto, tanto como lo es un adulto retrocediendo con su comportamiento a etapas superadas.

La historia también nos habla de aquel proceso. Un imperio sucede a otro, en este caso por motivos políticos, socioeconómicos, y de prestigio militar. Babilonia cae bajo el acoso de los persas, y éstos por el empuje de los griegos, quienes sucumben ante los romanos.

Pasaron varios milenios entre la sucesión de las tablillas de arcilla de los sumerios hasta la aparición del papiro inventado por los egipcios; unos cuantos siglos entre el papiro y el pergamino, según se dice creado en Pérgamo; otros siglos entre el pergamino y la imprenta de Gutenberg en Alemania; pero desde la máquina de escribir hasta los libros digitales el tiempo ha sido tan corto que la actual generación es testigo de aquellos avances.

Tablilla con texto cuneiforme

Tablilla con texto cuneiforme.

Escribir hoy en una máquina de aquellas, por sofisticada que sea es algo obsoleto, con mi respeto a quienes todavía las usan.

De lo anterior deducimos que la sucesión es natural, inexorable, no se puede detener, y además recomendable.

Vamos a considerar a seguidamente el proceso de sucesión desde una perspectiva eclesiástica, grupal; y en la dimensión personal, dado que existe una íntima relación entre ambos procesos.

Perspectiva bíblica de la sucesión pastoral, o ministerial en general.

La Palabra de Dios contiene una riqueza de enseñanza al respecto.

En la revelación bíblica observamos como las personas de la Trinidad se suceden en el Plan de Salvación:

Observamos a Dios el Padre protagonizando en el antiguo Testamento la conducción del Plan hasta el nacimiento de Jesucristo. Desde Génesis 12, hasta Lucas 2:10, por mencionar una cita de los evangelios, vemos a Dios el Padre dirigiendo la historia para el advenimiento de Jesucristo.

Seguidamente Dios el Hijo, se encarna en una virgen, Juan 1:11, y cumple su parte en el plan de salvación, muere como el cordero de Dios, y resucita para garantizar nuestra salvación, y asciende al cielo.

A continuación Dios el Espíritu Santo, continúa el Plan General de Salvación, esta vez por intermedio de los creyentes, de conformidad con Hechos 1:8; y cumplido en Hechos 2, desde cuando el proceso continua hasta hoy día.

Sucesor de Moisés.

Moisés tuvo en Josué un ilustre sucesor. Este prominente hombre salió de Egipto entre los cautivos liberados por Dios a través de Moisés; es comisionado por el Patriarca para dirigir la batalla contra Amalec, Éxodo 17:9; Moisés le toma como asistente, Éxodo 24:13, durante los cuarenta años de travesía por el desierto Josué acompaña a Moisés hasta que Dios determina que asumirá la conducción de la toma de la Tierra Prometida sucediendo a Moisés, Deuteronomio 34:9, Josué 1:2.

1 Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: 2 Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.Josué 1:1-2.

Resultado de imagen para josue

Sucesor de Elías.

Elías es uno de los más prominentes profetas de Israel, tanto que se establece que un personaje como él sería quien prepararía el terreno para el ministerio de Jesucristo. En el curso de su ministerio Dios ordena a Elías que unja a Eliseo para que lo suceda en la labor profética, 1 Reyes 19:16; desde ese momento el candidato a sucesor acompaña al profeta titular en un intenso lapso de preparación hasta que Dios determina trasladar a Elías en un carro de fuego, momento en que Eliseo asume su tarea como sucesor, 2 Reyes 2:8-13:

Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco.Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.12 Viéndolo Eliseo, clamaba: !!Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes.13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.

Sucesor de David.

El caso de David es emblemático y único en su naturaleza. Dios establece que de su descendencia habrá un ilustre sucesor que establecerá un Reino Eterno, 2 Samuel 7:12-17. Tal reino eterno no se refiere a la Monarquía Hebrea, que tuvo su infeliz final cuando Nabucodonosor conquista a Israel y le lleva cautivo a Babilonia. El sucesor de David es Jesucristo quien en su venida primera establece en la tierra el Reino de los Cielos, y en su Segunda, lo consumará, en el Cielo, como se describe en los dos últimos capítulos de Apocalipsis.

La promesa, o Pacto con David se describe así:

16 Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.2 Samuel 7:16.

Como sabemos todos los reyes de Judá, o reino del Sur, fueron sucesores de David.

Bien conocemos que el sucesor inmediato de David es Salomón, 1 Reyes 1:39-40. Si tomas nota de las genealogías de Jesús presentadas por Mateo, en 1:1-17 y la de Lucas, 3:23-38, observarás que en la de Mateo el sucesor de David es Salomón, pero en la de Lucas es Natán, por lo cual algunos eruditos afirman que la genealogía presentada por Lucas es la de María, en la que coincidencialmente el padre de María se llama José, esto según algunos expertos.

Sucesores de Jesucristo.

La misión de Jesucristo trasciende a Israel, Juan 3:16, su objeto es la salvación de la humanidad, por lo que es necesario dar continuidad a su obra redentora, motivo por el cual envía a sus discípulos para anunciar el mensaje a todas las naciones, Mateo 28:19-20, hasta el fin del mundo, Hechos 1:8. Por eso les envía tal y como el Padre lo hizo con Él:

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

En este caso los Apóstoles son sucesores de Jesús.

La sucesión apostólica.

No existe evidencia en el Nuevo Testamento de que cada Apóstol tuvo un sucesor particular. Como decir que Mateo tiene una línea de sucesión hasta hoy. El motivo es que la calidad de Apóstol, de los doce, es única y no se puede transferir, según Hechos 1:21-22:

21 Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, 22 comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección.

Se puede argumentar todo lo que se quiera para justificar una supuesta sucesión apostólica, más hay un requisito que no se puede transferir: ser testigo presencial de la resurrección de Jesucristo.

Reiteramos, no existe sucesión apostólica en el sentido de que cada Apóstol eligió un sucesor. Eso no se menciona en la Biblia, lo afirma la tradición, de que hubo discípulos de cada Apóstol, pero la tradición no es la regla, ni autoridad entre los cristianos, lo es la Biblia.

Sin embargo hay una sucesión apostólica en el sentido de la doctrina que proclamaron, de la fe que profesaron. Aquella primera generación de cristianos dejó un legado que las subsiguientes generaciones han transmitido hasta el día de hoy.

En este orden de ideas Pablo tuvo un sucesor, no de su condición de Apóstol, según Hechos 1:21-22, sino en el cumplimiento de la misión de todo creyente, veamos:

1 Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 2 Timoteo 2:1-2.

Timoteo no sucede a Pablo como Apóstol, sino en la tarea de transferir lo que ha “oído” de su mentor.

Resultado de imagen para sucesor

¿Qué ocurre cuando no se prevé la sucesión?

El caso de Josué es destacado. Él fue un gran estratega, obediente a Dios, y sumamente piadoso, lo que se evidencia en aquella impresionante expresión: “Pero yo y mi casa serviremos a Jehová”. Un hombre fuera de serie, del montón, leamos:

15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15.

Mas este gran hombre no deja sucesor, tal vez Dios no le dio aquella instrucción, y las consecuencias son desastrosas, veamos:

Luego de la muerte de Josué:

1  Aconteció después de la muerte de Josué, que los hijos de Israel consultaron a Jehová, diciendo: ¿Quién de nosotros subirá primero a pelear contra los cananeos? Josué 1:1.

No hubo instrucciones precisas para continuar la toma de la Tierra Prometida, por ello acuden a Dios. Esta circunstancia permite que Israel se mueva de acuerdo a las circunstancias de los jueces.

Finaliza el período de los jueces en forma catastrófica:

25 En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía. Jueces 21:25.

En realidad si había Rey en Israel, lo era Dios mismo; más no había una figura visible que guiara al pueblo a la sujeción y obediencia a aquel Rey.

Dicho todo esto consideremos la estrategia para la sucesión de un pastor.

La Sucesión de un Pastor.

Leamos el siguiente texto:

5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. 6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. 2 Timoteo 4:5-8.

Este es un emotivo párrafo de una extraordinaria epístola escrita a su sucesor Timoteo. El incansable predicador, el prototipo de misionero de excelencia; el apologeta, el maestro, el aguerrido defensor y propagador del evangelio, el testigo fiel de Jesucristo llega a un punto en que aunque no se rinde, ni esta frustrado, ni cansado, ni agobiado por la tarea, ni vencido; consciente de que va a un nivel superior instruye a Timoteo orientándole sobre lo que habrá de hacer después de si partida.

En 1:1-6, Pablo describe la vocación de Timoteo, y el momento culminante en la preparación del aprendiz cuando en un acto crucial le impone las manos y le transfiere “el fuego del don de Dios”, 2 Timoteo 1:6.

Este proceso no tiene que ser traumático sino natural, espontáneo, inspirado por Dios. En este punto surge la pregunta, ¿Quién sucede a un pastor? La respuesta es obvia, otro pastor llamado por Dios al Ministerio y reconocido por la Iglesia. Como es el caso de Timoteo.

Timoteo aparece en la vida de Pablo en Listra, ciudad en la que le invita a unirse a su equipo, Hechos 16:1-5, y desde aquel momento comienza el proceso de preparación ministerial del joven discípulo. Proceso que continua hasta aquel instante de la despedida.

En este sentido el pastor titula busca un discípulo de Cristo para nombrarle sucesor, y de esa manera sutilmente guiar la transición; Dios inspira aquella necesidad, o el pastor la reconoce y se da inicio al proceso. Todo en el marco de lo que establece la Palabra, reconociendo que “Si jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican”, Salmos 127:1.

Es poco recomendable que el pastor elija como sucesor a su hijo, a menos que se tenga evidencia de que ese hijo es llamado al ministerio, de que Dios le elije como sustituto. Algunos pastores creen, erróneamente que lo ideal es que un hijo suyo sea pastor, aquello da prestigio. Tal buena intención tiene tras los púlpitos personas que les gustaría ser ingenieros, o cualquier otra cosa, pero para prestigio de sus antecesores acceden asumir el ministerio pastoral como proyecto de vida.

Hay que recordar que los pastores son siervos llamados por Dios, y dotados del “don” espiritual concordante con ese llamado.

La ventaja de un sucesor anticipadamente elegido y formado es que al asumir sus roles lo hará sin los naturales traumas iniciales que genera todo cambio.

Esto vale igual para los demás ministerios en las Iglesias. Cuando una persona se perpetúa en un cargo estorba la posibilidad de cambios y de que las nuevas generaciones asuman sus roles; trayendo vitalidad y renovación a la Iglesia.

Es lamentable que en muchas organizaciones eclesiásticas la sucesión se produzca por el fallecimiento de los notables; el liderazgo eterno es atributo solo de Jesucristo.

Sin embargo si el sujeto permanentemente se actualiza y vive “al día” con los cambios”, y es moldeable a los mismos es una gran bendición por su trayectoria, conocimientos y experiencia acumulada. Debería ser un “emérito”.

Si has leído hasta aquí es porque te interesa el tema, entonces pido te preguntes, ¿Estoy avanzando en mi proceso de desarrollo integral? O, ¿Estoy estancado? ¿Estoy aportando para el desarrollo y crecimiento de la Iglesia? ¿Soy un obstáculo? ¿Soy flexible a los cambios? ¿Me gustan los cambios? Responde sinceramente, actúa en consecuencia.

Cuando el individuo no avanza, no propicia una sucesión intima respecto a su desarrollo intelectual, emocional, técnico, profesional, y fundamentalmente espiritual se constituye un obstáculo, frena el desarrollo de la Iglesia. Por tal motivo los siervos, los líderes, quienes ministran en las Iglesias necesitan revisarse, evaluar su condición íntima y propiciar en su vida los cambios necesarios, o responsablemente ceder espacio para otros que anhelan servir al Señor y generar cambios en las congregaciones.

Seguidamente vamos a considerar el tema de la sucesión desde la perspectiva personal.

El proceso de sucesión desde una perspectiva personal.

Los expertos en conducta humana se refieren a este proceso como continuo humano, desarrollo integral, madurez. Lo denomino sucesión porque una etapa de desarrollo “sucede” a otra, de la manera que a la etapa escolar inicial, la sucede la primaria, y así hasta la superior. Un individuo avanza en el aquel proceso sucesivo hasta su culminación, denominado realización personal.

Con esto en menta, leamos el planteamiento de Pablo sobre este aspecto.

13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, Efesios 4:13-15.

Observa las frases claves:

  • Hasta que todos lleguemos
  • A la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios,
  • A un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;
  • Para que ya no seamos niños
  • Sino que siguiendo la verdad en amor,
  • Crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

Acá tenemos el proceso que denomino sucesión espiritual personal, otros le dicen “desarrollo del creyente”, o “desarrollo espiritual”.

Observa el comienzo de la sucesión, y su culminación:

  • Inicio: niño,
  • Culminación: Estatura de Cristo

Ahora toma nota de los elementos del proceso:

  • Unidad de la fe,
  • Conocimiento del Hijo de Dios,
  • Seguir la verdad en amor,

Valora el proceso:

  • Crecimiento integral,
  • Resultado del proceso: ser como Cristo.

No existe un espiritualizometro, un dispositivo para medir la espiritualidad, creo que esta palabra no existe en el vocabulario nuestro, ¿No existe?

Revisa tus valores, los valores del reino, y responde en una escala del 1 al 10, siendo 1: “nunca” y 10: siempre.

En mis relaciones personales, y actuación general, soy:

  1. Puntual:              __
  2. Responsable:      __
  3. Honesto:             __
  4. Integro:              __
  5. Humilde:             __
  6. Amo al prójimo: __
  7. Perdono:             __
  8. Misericordioso:  __
  9. Solidario:            __
  10. Recto:                 __

Ese es el perfil de Jesucristo, nuestro desafío. Nuestro espiritualizómetro.

Si deseas conocer en detalle lo que Pablo define como “Estatura de Cristo, lee 1 Corintios 13, lo que Pablo denomina amor no es otra cosa que la persona de Jesucristo.

Conclusión.

La sucesión en el aspecto eclesiástico, tanto como en lo personal es una realidad necesaria e ideada por Dios en su eminente sabiduría. No tiene por qué causar temores, sino necesitamos asumirla como un proceso natural, siempre y cuando se respete lo Divinamente establecido en la Palabra de Dios.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

LA ORDENACIÓN DEL PASTOR A LA LUZ DE LA SAGRADA ESCRITURA

Entre el liderazgo emergente de nuestras iglesias surgen inquietudes sobre el legado de la actual generación de ministros, tanto como algunos temas relacionados con la eclesiología, uno de ellos tiene que ver con la práctica entre las iglesias evangélicas respecto de la ordenación de los pastores.

No existe al respecto un criterio unánime, por lo que su ejercicio no es igual en todas las iglesias, como si ocurre con la administración de las ordenanzas, el bautismo y la Cena del Señor, las cuales se llevan a cabo siguiendo lineamientos comunes extraídos del Nuevo Testamento; las variaciones son pequeñas y más de forma que de fondo.

En lo que se refiere a la ordenación de pastores existe poca información, no por desinterés, sino porque es algo que las iglesias no enfrentan asiduamente, como ocurre con las ordenanzas.

¿Qué es la ordenación de un pastor? ¿Cuándo y cómo se practica?

En relación a la primera interrogante diremos que es la ceremonia en la cual mediante la imposición de manos se consagra a un creyente al ministerio pastoral, otorgándole autoridad y poder para llevar adelante la misión de la Iglesia, proclamar la Palabra, oficiar las ordenanzas  y demás tareas propias para conducir a la congregación.

Resultado de imagen para imposicion de manos

Para darnos una idea del significado de esta ceremonia, vamos al contexto bíblico donde encontraremos sus antecedentes.

Consagración de Aarón al sacerdocio:

4 Y llevarás a Aarón y a sus hijos a la puerta del tabernáculo de reunión, y los lavarás con agua. 5 Y tomarás las vestiduras, y vestirás a Aarón la túnica, el manto del efod, el efod y el pectoral, y le ceñirás con el cinto del efod; 6 y pondrás la mitra sobre su cabeza, y sobre la mitra pondrás la diadema santa. 7 Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y le ungirás. Éxodo 29:4-7.

Aarón había sido elegido por Jehová para acompañar a Moisés en la tarea de liberar al pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto, Éxodo 4:14-17; aquel acto de dedicación al sacerdocio tiene lugar una vez construido el Tabernáculo y dictada las leyes sobre el culto a Jehová que desde aquel momento el hermano de Moisés presidiría como el primer sacerdote de Israel. En este caso Aarón es ungido, como señal de dedicación.

Imagen relacionada

Consagración de Josué como sucesor de Moisés:

18 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él; 19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos. 20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca. Números 27:18-20.

Josué fue elegido entre los doce espías, Números 13:8, allí nombrado  Oseas,  y acompañó a Moisés como su ayudante, hasta este momento en que es dedicado por Dios para proseguir el trabajo de Moisés, concretamente la toma de la Tierra Prometida. En este caso particular Moisés impone las manos a Josué, le da el cargo y además le transfiere su autoridad.

David es ungido como rey de Israel.

13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá. 1 Samuel 16:13.

Dios seleccionó previamente a David, 1 Samuel 16:1, seguidamente ordena a Samuel que acuda a casa de su padre Isaí, donde le unge con aceite, indicativo de dedicación a una tarea designada por Dios, y recibe el Espíritu Santo. Desde aquel instante David es designado rey de Israel.

Salomón ungido rey de Israel, sucesor de David

33 Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón; 34 y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!

En este caso es David quien decide ungir prontamente a su hijo Salomón por motivos de intereses internos respecto de la sucesión real; sin embargo Dios había prometido que un hijo suyo sería el sucesor, 2 Samuel 7:12-13.

Elías encargado de ungir a un rey y a un profeta.

A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar. 1 Reyes 19:16.

Antes de su partida, Elías es comisionado para ungir a un rey y a su sucesor en el cargo de profeta a Eliseo.

Jesús es ungido por el Espíritu Santo al inicio de su ministerio.

16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

En este caso no se menciona que Jesús es ungido por el Espíritu Santo, sin embargo en su disertación en la Sinagoga de Nazaret, al inicio de su ministerio señala que había sido ungido por el Espíritu Santo, Lucas 4:18.

Los Apóstoles fueron llamados por Jesucristo, y ungidos por el Espíritu Santo.

1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Tampoco se menciona que los Apóstoles fueron ungidos al inicio de su ministerio de dar continuidad a la obra redentora y transformadora de Jesucristo. Pero la secuencia de acontecimientos y las palabras de Jesús así lo indica. Fueron llamados por Jesús y se les dio poder, Mateo 10:1-5, antes de su ascensión al Cielo les comisiona, Mateo 28:19-20, cuarenta días después de su resurrección se despide de los doce discípulos y les da la instrucción de esperar en Jerusalén hasta el día que reciban el Espíritu Santo para iniciar la tarea de ser testigos suyos hasta lo último de la tierra. El día de Pentecostés ellos fueron ungidos por el Espíritu Santo.

Resultado de imagen para pentecostes

Este es el último caso en el que se menciona en la Biblia que una persona es “ungida” como señal de dedicación a una tarea específica ordenada por Dios.

A partir de este hecho, la figura usada para dedicar, apartar, consagrar, o autorizar a una tarea ministerial es la “imposición de manos”. ¿Por qué no se usa la figura de ungir? Porque todos los creyentes ya han sido ungidos por el Espíritu Santo desde el día que creyeron, Efesios 1:13.

Dedicación de los siete diáconos.

5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6 a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.

Estos siete hermanos son dedicados a un ministerio específico en la congregación, a quienes se les impone las manos en señal de consagración a la tarea impuesta.

Dedicación de Pablo.

2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Hechos 13:2-3.

En un ambiente de oración y ayuno en la Iglesia de Antioquía el Espíritu Santo escoge a dos siervos e instruye a la congregación que aparte, dedique, a Bernabé y a Pablo, para una obra a la que los ha llamado.

Dedicación de Timoteo.

No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. 1 Timoteo 4:14.

Timoteo es dedicado con imposición de manos en un acto del presbiterio, un concilio o grupo de pastores. Idea que se refuerza en 2 Timoteo 1:6.

En todas las citas anteriores se evidencia que el acto o ceremonia de dedicar, encargar, o consagrar a alguien llamado por Dios a una tarea o ministerio específico, es previo al ejercicio de aquel ministerio.

Observa la secuencia: se unge al personaje, o se le impone las manos, y a continuación comienza a ejercer el cargo o ministerio. El caso de David es interesante porque se le unge como rey de Israel, pero actúa durante varios años como rey “electo” sin asumir el cargo, puesto que Saúl era el rey titular. A la muerte de Saúl, David comienza a tomar las riendas de la Nación.

El acto de ungir e imponer las manos son simbolos de algo trascendente. La unción con aceite transmite el concepto de que el Espíritu Santo, en la figura del aceite, unge, dedica, consagra a una persona para un ministerio ceterminado; y la imposición de manos tiene el mismo significado, se dedica una persona al ministerio y se le transfiere autoridad, potestad, para ejercer el cargo para el que es consagrado.

La práctica en Venezuela de ordenar pastores.

En nuestro país, al menos entre los bautistas que es mi marco de referencia, respecto de la consagración de los pastores al ministerio se estila dos figuras o ceremonias: la instalación, y posteriormente la ordenación.

La instalación es el acto mediante el cual la Iglesia encarga al pastor para que asuma la dirección de la misma en el ámbito legal, organizacional, administrativo, eclesiástico, y de atender a la congregación. La Iglesia autoriza al pastor para que administre las ordenanzas, le encarga de la predicación, de realizar ceremonias, presidir las Asambleas, y actuar como un gerente general, incluso con poderes para representar a la Iglesia en todos los actos, sean legales, comerciales, financieros, denominaciones, sociales, entre otros.

La ordenación es una ceremonia en la que se reconoce al pastor su trayectoria, su dedicación y devoción; su fidelidad, abnegación, constancia; el haber “sufrido penalidades como buen soldado de Jesucristo”.

En la ordenación la Iglesia reconoce la dedicación de su pastor y pide, autorizándole, a un concilio de pastores que “imponga las manos” al pastor y le consagre al ministerio.

Esta forma de tratar la figura del pastor es honrosa, significativa y de un gran contenido pedagógico y espiritual, sin embargo necesita ser redefinido en el marco de lo que enseña la Sagrada Escritura.

Dicho todo esto, volvamos a las preguntas iniciales: ¿Qué es la ordenación de un pastor? ¿Cuándo y cómo se practica?

La Biblia responde esas peguntas.

¿Qué es la ordenación de un pastor? Es el acto mediante el cual una persona que ha sido llamada por Dios a un ministerio específico, en este caso el pastoral, se dedica, consagra, encarga, autoriza, se le da poder para ejercer el cargo. En el contexto del Nuevo Testamento esta ceremonia se denomina “imposición de manos”, y es la Iglesia que lo autoriza, y pastores en concilio lo llevan a cabo.

Es decir, el acto de instalación del pastor, es una ceremonia que realmente es la “ordenación”, entendida la ordenación como el acto en que el siervo es encargado, autorizado, designado por la Iglesia para ministrar en ella, solo que no se le impone las manos como es lo establecido en el Nuevo Testamento.

 Observe la expresión “ordenar” en una de sus acepciones  transmite la idea de mandar, conminar, decretar, exigir, establecer, legislar, decidir, preceptuar, de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española.

En el contexto del Nuevo Testamento el acto de “instalación” de un pastor, y de la “imposición de manos, ordenación, como se estila en Venezuela, es el mismo, son eventos simultáneos y tienen el mismo objetivo: dedicar, consagrar, encargar un siervo al ministerio para el que ha sido llamado.

¿Y el acto de reconocer méritos y trayectoria de un pastor? Esa es otra acción de la Iglesia cuando considera que el siervo ha cumplido su tarea adecuadamente. Pero eso es otra cosa.

En el ámbito académico se acostumbra reconocer a ciertas personalidades y le otorgan títulos “honoris causa”; a los distinguidos en áreas científicas y humanistas se les otorga “premios nobel”; en los deportes se les inscribe en el “Salón de la Fama”; en lo artístico hay galardones como el “Oscar”.

Igualmente existe la figura honorifica del “emérito”.

Un emérito, del latín ex, por, y meritus, mérito; ‘por mérito, debido al mérito; es aquella persona que, después de haberse retirado del cargo que ocupaba, disfruta de beneficios derivados de una profesión, especialmente docente universitaria o eclesiástica, como reconocimiento a sus buenos servicios en la misma; beneficios que pueden ser de diversa naturaleza según el rango y la institución de que se trate.

Con esto quiero significar que el motivo que inspira el acto denominado “ordenación” es correcto, loable, y necesario; más la denominación no lo es. Hay que utilizar otro nombre para ese importante reconocimiento.

Hay pastores que han dedicado toda una vida al servicio a las Iglesias, incluso algunos por años en la misma, y luego de unos veinte años o más de haber sido “instalados”, se convoca un acto para imponerle las manos, y de ese modo reconocer su llamado. De acuerdo a Hechos 13:1-3, ambos actos son simultáneos. Es decir la imposición de manos es para “instalar” al pastor. Insisto de acuerdo al contexto bíblico.

Ahora la Iglesia es autónoma, soberana, e independiente bajo el Señorío de Jesucristo y tiene la facultad de administrar las ordenanzas, el culto público, y sus prácticas conforme a su libre determinación, siempre en el marco de la Biblia nuestra única norma de fe y conducta.

Otro aspecto que se considera es si el pastor es egresado de una institución de formación de pastores.

A este respecto hay que considerar lo siguiente. Quien llama y constituye, designa a los pastores es el Señor Jesucristo, Efesios 4:11, y demás citas anteriormente indicadas. Y que quien reconoce, instala y ordena a los pastores es la Iglesia. Ninguna organización denominacional tiene facultades para “ordenar”, a los distintos siervos y ministerios que funcionan en el seno de la Iglesia. Excepto el acto de imposición de manos, que se realiza a pedido de ella.

Los institutos de formación ministerial no llaman ni forman pastores, les capacitan en diversas áreas; recuérdese que “pastor” es un don dado por el Espíritu, que está en armonía con los talentos y vocación del llamado a ser pastor, porque la labor del pastor es acompañar a las ovejas, cuidarlas, alimentarlas, protegerlas, llorar con ellas, sufrir con ellas; y eso no se aprende en un aula de clase sino en contacto íntimo con el Pastor Principal, tal como lo expresa el Salmo 23; y el Pastor de los Pastores, Jesucristo el buen pastor.

Es decir el hecho de que no se tenga un título, certificado, o diploma en teología no descalifica a un siervo que ha sido llamado y en el fragor de la lucha haber mostrado idoneidad, competencia, amor por las ovejas y sobre todo una absoluta sumisión a Jesucristo, el Señor. Sin quitar méritos a la superior y prioritaria importancia de que los siervos llamados acudan a los centros de estudios para recibir la capacitación pertinente en otras tareas ministeriales, y eso es bíblico también.

En el caso de que un pastor se haya instalado mas no ordenado, ¿Afecta el ejercicio de su tarea ministerial? No le quita ni le otorga alguna gracia especial. El símbolo no es superior al hecho que representa. Desde que el pastor recibe el llamado divino, y la Iglesia reconoce aquel llamado y le otorga la potestad de ministrar en su seno, instalándole en el cargo, le ungió; es decir le concedió el poder para ministrar en su seno en nombre y al servicio del Señor Jesucristo.

De todos modos en significativo, pedagogico, emotivo e inspirardor que al siervo se le imponga las manos como señal de obediencia a la Palabra tanto de la Iglesia, como del pastor honrado por la congregación.

Finalmente es importante destacar que internamente se reconoce como la mejor distinción que los siervos de Dios esperamos oír algún día es:

Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mateo 25:23.

Cada pastor al servicio del Señor y de las congregaciones, cualquiera que sea, tiene en su corazón gravado aquellas palabras que un día quiere expresar humildemente ante el Señor:

Siervo inútil soy, pues lo que debía hacer, hice. Lucas 17:10, paráfrasis mía.

Fuente:

  • Biblia: Versión RVR60, tomada de biblegateway.com
  • Conceptos: Wikipedia,
  • Notas personales,
  • Imágenes: Google.

 

30/70 UNA PROPORCIÓN QUE CAMBIA AL MUNDO

Existen proporciones numéricas que han contribuido notablemente al avance de la ciencia y en consecuencia al desarrollo humano.

Una de aquellas proporciones es el antiquísimo y conocido número Pi (π) el cual resulta de dividir el perímetro de una circunferencia entre la longitud de su radio.

Como observas el perímetro de la circunferencia es la línea roja que corre de 0 a π, y el diametro el segmento 0-1 (O cualquier de los cuatro segmentos de la línea), el número Pi es el segmento de línea marcado 3-π. Nuestro 3,1416

La cifra es conocida como el famoso 3, 1416, que es una aproximación del mismo ya que la proporción tiende a un número decimal infinito. En 2011 el japonés Shigeru Kondo calculó el número Pi, obteniendo 10 billones de decimales. Un diez seguido de 12 ceros.

Esa relación es conocida desde los tiempos de los Sumerios, muchos años antes de Cristo y tuvo una tremenda importancia en el desarrollo de la arquitectura y en el diseño de sus monumentos, inclusive las pirámides de Egipto.

Otro número ancestral de importancia en el desarrollo de las culturas es el denominado Fi (φ), tan bien conocido como el número aurero. Este número se obtiene al dividir dos segmentos de una recta, en que el segmento “a” sea mayor que el “b”.

Al dividir “a” entre “b” resulta el número perfecto o áureo φ= 1,618033988… otro número que tiende al infinito. La relación aurea la observas en distintos objetos como los rectángulos perfectos:

En que al dividir el lado AE entre  EF resulta el número Fi, lo que es igual a dividir el segmento AB entre el segmento BE. Por ese motivo muchos objetos rectangulares que posees guardan esta proporción: la pantalla de tu televisor, las tarjetas de identidad, o de dinero electrónico.

Los griegos usaron esta proporción aurea en sus construcciones, tanto como Leonardo Da Vinci en sus pinturas, una de ellas la Mona Lisa. En el “Hombre de Vitrubio” se aprecia la relación del cuerpo humano con el número Fi.

En la naturaleza se aprecia este número. Por ejemplo la relación entre el brazo con el antebrazo, o en:

  • La distancia entre el ombligo y la planta de los pies de una persona, respecto a su altura total.
  • La cantidad de pétalos en las flores. Existen flores con 3, 5 y 8 pétalos y también con 13, 21, 34, 55, 89 y 144. Se obtiene Fi dividiendo el número mayor entre el inmediato inferior: 8 entre 5, por ejemplo.

Resultado de imagen para numero fi

Toma las siguientes medidas en tu rostro y verifica si es perfecto.

Existe otra relación no tan famosa desde el punto de vista comunicacional, al menos como las dos anteriores. Es la relación 30/70, si la resuelves obtendrás el número decimal periódico 0,5714285714285714… que tiende al infinito.

Esta relación aunque no tiene una trascendencia matemática, si la tiene en el ámbito de la enseñanza, del liderazgo, de las interacciones personales.

La proporción 30/70 se refiere a como se capten los mensajes y su impacto en el aprendizaje.

Cuando se emite un mensaje ocurre algo curioso:

  • El emisor transmite el 80% de lo que piensa,
  • El receptor percibe el 60% e interpreta el 50%.

Entonces de lo que decimos el 50% se pierde por el camino.

Ahora bien, ¿cómo se perciben nuestros mensajes?

De lo que decimos el 30% y de cómo lo decimos el 70%. Como vemos es muy importante la comunicación no verbal, ya que decimos más cosas sin las palabras que con las palabras.

De acuerdo a estas cifras de la relación la gente percibe y es impactada más por como decimos y hacemos las cosas, y no tanto por lo que decimos.

Cuando hablamos hay un proceso de degradación del mensaje, que abarca los siguientes pasos:

  1. Lo que se quiere decir
  2. Lo que se sabe decir
  3. Lo que se dice
  4. Lo que se oye
  5. Lo que se escuche
  6. Lo que se comprende
  7. Lo que se acepta
  8. Lo que se retiene
  9. Lo que se pone en práctica

Por su parte David Fishman en su obra Inteligencia Espiritual menciona las Leyes del Aprendizaje; las cuales son:

Aprendemos y retenemos:

  • 10% de lo que leemos.
  • 20% de lo que escuchamos.
  • 30% de lo que vemos.
  • 50% de lo que vemos y escuchamos.
  • 70% de lo que decimos.
  • 90% de lo que decimos y hacemos.

Como puedes notar en este variado número de cifras, proporciones y porcentajes, lo fundamental para una enseñanza fructífera, un liderazgo eficaz, un impacto en la vida de las personas es centrarse en el hacer, en la práctica.

Si queremos cambiar al País, a la sociedad, a las comunidades, a la familia, hay que cambiar el modelo. Hay que disminuir la retórica y privilegiar el hacer.

El cambio del mundo comienza cuando cambiemos nosotros.

Si aplicamos estos conceptos a la enseñanza de la Biblia con seguridad vamos a cambiar al mundo porque los estudiantes serán transformados con lo que los maestros les guían a poner en práctica.

Y este es el énfasis que corre a través de la Sagrada Escritura. En los tiempos de Moisés, cuando Israel peregrinaba por el desierto rumbo a la tierra prometida, esto es lo que se le instruyó:

1 Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; 2 para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. 3 Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres. Deuteronomio 6:1-3.

Lo que hace falta que los hijos de Dios ejerciten.

Fuente: